26 DE agosto DE 2021 17:18

Diputación abre un expediente sancionador a un vecino de Bermeo por infringir las normas de bienestar y sanidad animal

Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural

Esta persona no ha podido acreditar ser el dueño de las dos yeguas localizadas en malas condiciones en su finca. El servicio veterinario de la Institución Foral ha decidido no trasladar a los animales debido al precario estado de salud de uno de los equinos, que tiene alrededor de 20 años, ya que podría suponer un mayor riesgo para su vida.

La Diputación Foral de Bizkaia ha iniciado la incoación de un expediente sancionador contra un vecino de Bermeo por infringir gravemente las normas de sanidad y bienestar animal, que le podrían reportar sanciones de entre 3.001 y 60.000 euros. Esta persona no ha podido acreditar ser titular de dos yeguas tordas que se encontraban en una finca de su propiedad y que presentaban diferentes problemas de salud.

A instancias de una Patrulla Rural de la Ertzaintza, un veterinario del Servicio de Ganadería de la Diputación Foral de Bizkaia se personó en dos ocasiones en la finca en la que se encontraban estos dos equinos. En la primera de estas ocasiones, el 23 de agosto, no se pudo localizar al propietario de los terrenos. En la segunda, el 24 de agosto y acompañado por una patrulla de la Policía Municipal de Bermeo, el veterinario realizó un análisis del estado de los animales durante el cual constató que una de las yeguas tenía un problema en los cascos y que la otra, de edad cercana a los 20 años, presentaba un estado de carnes muy deficiente. Asimismo, en el transcurso de esa inspección se verificó que el propietario de la finca no podía acreditar en ninguno de los dos casos la titularidad de estos animales. La yegua más joven contaba con microchip pero a nombre de otra persona y no se aportó identificación que acreditara la compra por parte del vecino de Bermeo al que se le ha abierto expediente. En el caso de la yegua mayor, ni siquiera tenía microchip ni otros documentos identificativos.

El veterinario que realizó esta intervención y el personal responsable del Servicio de Ganadería de la Diputación Foral de Bizkaia analizaron la posibilidad del traslado de los animales a instalaciones forales, posibilidad que se descartó porque el traslado podía causar mayores daños a la yegua mayor y alteraciones en la etología de ambos animales, que podrían perjudicar su bienestar. En cualquier caso, se establece el seguimiento de la situación de los dos equinos por parte del Servicio de Ganadería y se le ha dado un plazo máximo de una semana a su supuesto propietario para que inicie el tratamiento terapéutico de los problemas de salud de las dos yeguas y para que regularice la situación de estos animales.