28 DE julio DE 2021 12:16

El Puente de la Playa regresa a Ondarroa ya restaurado

Departamento de Infraestructuras y Desarrollo Territorial

El Puente de la Playa de Ondarroa data de 1927 y es uno de los pocos ejemplos de puente giratorio que se conservan en el mundo. La Diputación ha invertido 1,3 millones de euros en restaurar la estructura metálica, afectada por corrosión, y en reposicionar las pilas del puente. Una vez colocada en su lugar original, en las próximas semanas se procederá a los últimos ajustes para su puesta en servicio.

La Diputación Foral de Bizkaia ha vuelto a colocar en su ubicación original el puente giratorio de Ondarroa, una vez finalizada la rehabilitación de la estructura metálica, los mecanismos de giro y las bases sobre las que se asienta. La pasarela vuelve pues a su ubicación dos años después de ser retirada para ser sometida a un complejo proceso de restauración, que ha consistido en recuperar o replicar, mediante técnicas artesanales, las piezas originales de acero, seriamente afectadas por corrosión. Así mismo, también se ha intervenido para reposicionar y recalzar las dos pilas de piedra y hormigón, ya que presentaban problemas de asentamiento.

En la restauración del puente giratorio de Ondarroa la Diputación ha invertido 1.296.530 euros, correspondiendo 847.541 euros a la rehabilitación de la estructura metálica y 448.989 euros al reposicionamiento y recalce de las pilas.

El puente se pondrá en servicio tras los últimos ajustes

La restauración de las dos piezas de la pasarela metálica se ha realizado en un taller de Carreño, Asturias, y debido a sus dimensiones y peso, de aproximadamente 23 metros de longitud y 14 toneladas de peso cada una, el traslado hasta Ondarroa se ha realizado mediante sendos transportes especiales.

La colocación de las piezas sobre los mecanismos de giro instalados en las pilas de hormigón es una labor de ajuste milimétrico realizada con grúas desde ambas márgenes de la ría. Para poner la pasarela en servicio, en las próximas semanas se procederá a instalar elementos como las barandillas o el tablero de madera, completar la urbanización en ambas márgenes y realizar los últimos ajustes y pruebas del mecanismo de giro.

Trabajos realizados

El puente giratorio o puente de la playa (plaiko zubixe) fue levantado en 1927 y está catalogado como Bien Cultural con la categoría de Monumento en el Inventario General del Patrimonio Cultural Vasco, siendo uno de los pocos puentes de su tipología que se conservan en el mundo. Ante el deterioro causado por la corrosión, en junio de 2019 se inició la rehabilitación de sus tres elementos principales: estructura metálica, mecanismos de giro y pilas.

  • Restauración de la estructura metálica

    La estructura metálica del puente está compuesta por dos partes que giran de forma independiente. Las piezas originales, de acero, presentaban un avanzado estado de deterioro por corrosión, lo que motivó el cierre de la pasarela en el año 2016. Tras su desmontaje en junio de 2019, se ha trabajado en taller en la recuperación de las piezas originales que se podían aprovechar, siendo tratadas con chorreado para la eliminación del óxido y su posterior limpieza y pintura.

    Las piezas que no se han podido recuperar han sido replicadas utilizando técnicas y procedimientos artesanales, totalmente diferentes a los que se emplearían en una construcción moderna actual. Al igual que en la estructura original, las réplicas se han fabricado también en acero.

    Los trabajos de restauración de la estructura metálica finalizaron en diciembre de 2020 y posteriormente se procedió a su pintado en colores verde y negro.

  • Restauración de los mecanismos de giro

    Los mecanismos de giro se asientan sobre cada una de las pilas y consisten en una cremallera circular sobre la que se mueve un piñón. A lo largo de la historia de la pasarela este mecanismo ha sido accionado con sistemas eléctricos y manuales. Tras su rehabilitación, el sistema instalado será manual, al igual que en su configuración original.

  • Reposicionamiento y asentamiento de las bases del puente

    Un aspecto fundamental en los trabajos de rehabilitación ha sido la actuación sobre las pilas de piedra y hormigón que sustentan la pasarela, y que originalmente se asentaban en el lecho arenoso de la ría, un terreno inestable y sometido a las corrientes de agua del Artibai y de las mareas. Debido a ello, ambas pilas se habían descolocado de su posición original; la pila izquierda se había desplazado unos 40 centímetros hacia el interior de la ría y la pila derecha presentaba un desplome de 4 centímetros. Ambos fenómenos no se habían manifestado hasta el desmontaje de la pasarela, ya que esta ejercía de tirante, manteniendo las pilas en su posición.

    Para devolver las pilas a su geometría y posición original, estas se han fijado mediante micropilotes al lecho de roca, de modo que se eviten nuevos desplazamientos o cabeceamientos, y transmitan las cargas de la pasarela al sustrato rocoso. Estos trabajos se iniciaron en noviembre de 2020 y finalizaron el pasado mes de mayo.


Fotos


Vídeos


Audios