09 DE junio DE 2021 11:30

Gaztelugatxe se reabrirá parcialmente al público a partir del 1 de julio

Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural

La Diputación Foral de Bizkaia ha realizado una serie de trabajos de estabilización de la ladera y ha establecido un primer recorrido circular entre Ermu y Urizarreta, sin llegar a la zona donde se produjo el desprendimiento, para que puedan reanudarse las visitas al enclave en el período estival, aunque no se podrá acceder al islote. Se mantendrá el sistema de ticketing digital y los controles de accesos que funcionaban antes de que se produjera el desprendimiento que obligó a cerrar el acceso a este enclave. Según las previsiones realizadas por el personal técnico teniendo en cuenta las actuaciones necesarias en la zona, a finales de julio se podrá reabrir el tramo Ermu-Lurgorri y a comienzo del otoño podría visitarse de nuevo el islote y la ermita. El personal técnico ha planteado realizar las actuaciones en Gaztelugatxe por sectores, dependiendo de la problemática de cada sector e iniciándolas en los que menor riesgo de inestabilidad presentaban. La Institución foral llevará a cabo un seguimiento continuo de la estabilidad de toda la ladera de este Biotopo Protegido para poder tomar las medidas de seguridad necesarias en el futuro.

La Diputación Foral de Bizkaia va a reabrir parcialmente el acceso a San Juan de Gaztelugatxe el próximo 1 de julio. Esta apertura parcial permitirá a las personas que visiten el Biotopo Protegido realizar un recorrido circular entre Urizarreta y Ermu sin llegar a la zona en la que se produjo el desprendimiento que originó el cierre de los accesos, después de que en esta zona se hayan adoptado las medidas de seguridad establecidas en el análisis realizado por el personal técnico en los últimos meses. Para regular el flujo de visitantes, se mantendrá el sistema de ticketing y los controles de accesos que funcionaban antes de que se produjera el desprendimiento. En ese mismo sentido, y para garantizar también que se cumplen las medidas de protección frente al COVID-19 marcadas por las autoridades sanitarias, se mantendrá la limitación de 960 personas al día, con un recorrido de sentido único.

El análisis elaborado recoge como causas del desprendimiento la propia naturaleza de la ladera y las fuertes precipitaciones registradas en los meses y semanas previos al mismo. Además, establece una sectorización de todo el Biotopo protegido en función del grado de inestabilidad que presentan, de manera que puede hacerse una reapertura progresiva al público, comenzando por las zonas en las que existe menor riesgo y, también, pueden plantearse las actuaciones a realizar atendiendo a la problemática de cada sector.

En ese sentido, el personal técnico ha establecido las medidas necesarias en cada uno de esos sectores para poder garantizar la seguridad de las y los visitantes, que incluyen la instalación de barreras; el vallado de diferentes zonas, la protección de zonas de erosión, o, en la zona  donde se produjo el desprendimiento, la colocación de un caballón estabilizador y barreras de tres metros de altura reforzadas con mallazo sobre el caballón. El objetivo principal de estas actuaciones es el de garantizar la seguridad de las personas que transiten por los accesos a Gaztelugatxe y se han diseñado teniendo en cuenta que deben integrarse en el paisaje, deben ser blandas o poco impactantes, moldeables y adaptables a la evolución de la inestabilidad. Asimismo, se han priorizado soluciones que minimicen el tránsito de maquinaria pesada por los caminos del entorno.

La adopción de estas medidas supondrá una inversión de alrededor de medio millón de euros.

Los trabajos de estabilización del primer sector que va a abrirse ya han comenzado y próximamente lo harán los de las otras dos áreas delimitadas: la que discurre entre Ermu y Lurgorri, que se abrirá previsiblemente a finales del mes de julio, y la que da acceso al islote y a la ermita, en donde se produjo el desprendimiento, que podrá recorrerse a principios de otoño.

Junto con la adopción de estas medidas correctoras, la Diputación Foral de Bizkaia ha decidido realizar un seguimiento continuado de la estabilidad de toda la ladera de Gaztelugatxe mediante la colocación de sensores que determinen si se producen nuevos movimientos de terreno y la consulta de los registros de precipitación en la estación meteorológica de Matxitxako y, así, poder adoptar las medidas de seguridad pertinentes en caso de que fuera necesario.


Vídeos


Audios