17 DE febrero DE 2021 12:25

Las familias de personas mayores usuarias de las residencias de Bizkaia valoran con un 8,06 la atención que reciben sus familiares

Departamento de Acción Social

Esta valoración es superior a la que le concedieron en la anterior encuesta realizada hace dos años, que fue de 7,87. La gestión de la Diputación Foral de Bizkaia en los centros residenciales respecto a la crisis sanitaria Covid19 se valora con un 7,18 y reconocen un alto grado de conocimiento de las medidas implementadas por la Institución foral para abordarla. Más de la mitad de las personas encuestadas, un 51,4%, valora la supervisión que la Diputación foral realiza en las residencias por encima del 8, en una escala del 0 a 10 y un 47,6% percibe que se están haciendo más inspecciones. Estas son algunas de las principales conclusiones de la encuesta telefónica realizada el pasado mes de diciembre a familias de personas usuarias para abordar la valoración del modelo residencial, la calidad del servicio, la atención y las propuestas de mejora que plantean. Sergio Murillo: “2.015 familias consideran que sus familiares mayores en situación de dependencia están en buenas manos”.

Sergio Murillo, diputado foral de Acción Social

“2.015 familias consideran que sus familiares mayores en situación de dependencia están en buenas manos”.

La Diputación Foral de Bizkaia ha recogido en un nuevo estudio la valoración que las familias de personas mayores hacen de los centros residenciales del territorio donde residen y son atendidos. Las principales conclusiones de este estudio son, por un lado, que se valora con un 8,06 sobre 10 el servicio ofrecido por los centros residenciales para personas en situación de dependencia y, por otro, que la gestión que se ha realizado por parte de la Institución foral en relación con la crisis del Covid19 se valora con un 7,18 en una escala de 0 a 10.

Para la Institución foral es prioritario contar con un completo y óptimo modelo residencial para personas en situación de dependencia que satisfaga las necesidades de las mismas y de sus familias, por lo que conocer de primera mano la valoración que las familias hacen de su gestión se plantea como una necesidad.

La Institución foral se ha dirigido directamente a las familias usuarias con el objetivo fundamental de avanzar en la mejora del servicio, evaluar la atención y calidad de servicio percibida e identificar áreas de mejora en el servicio foral residencial. Para ello, el Departamento de Acción Social ha realizado durante el mes de diciembre de 2020 una consulta telefónica a 2.015 familias que constan como persona de referencia de personas usuarias de residencias del territorio. El estudio da continuidad al realizado dos años antes.

El diputado foral de Acción Social, Sergio Murillo, ha destacado que esta nueva encuesta tiene una especial relevancia por el contexto de pandemia en el que nos encontramos. En este sentido, Sergio Murillo considera que los resultados vienen a ser un reconocimiento de las familias a todos los agentes implicados en la red foral de centros residenciales del territorio: Hemos preguntado a quienes han depositado su confianza en la red foral de centros residenciales. Y 2.015 familias consideran que sus familiares mayores en situación de dependencia están en buenas manos. Creo que un 8 sobre 10 es un mensaje de las familias a cada una y cada uno de los profesionales de la red residencial. Un mensaje de reconocimiento a la labor que, también durante este difícil último año, se ha llevado a cabo.

Murillo ha reconocido que, como en todo servicio, siempre hay áreas de mejora, por lo que las propuestas recibidas en este sentido serán tenidas en cuenta y servirán para hacer avanzar una red de cuidados notable, de calidad, a disposición de todas las personas de Bizkaia, ha concluido.

Los principales resultados de la encuesta de valoración recibidos se exponen a continuación:

Valoración de la gestión foral: proceso y supervisión

La encuesta evalúa diferentes ámbitos de la gestión de la Diputación Foral de Bizkaia, como son la accesibilidad y comprensión de la información, el trato recibido o la supervisión que la Institución foral realiza en los centros residenciales.

En cuanto al trato recibido durante todo el proceso de tramitación de una plaza residencial foral, las familias lo valoran con un 7,95 sobre 10, destacando que solo un 3,6% concede una puntuación por debajo de 5 mientras que un 67,7% otorga una puntuación de entre 8 y 10.

En este bloque, destaca la evolución positiva de la labor de supervision realizada en los centros residenciales de la red foral y del cuidado de las personas residentes. Si bien en septiembre de 2018 la nota, que entonces fue la más baja de aquella encuesta, era de 6,01, dos años más tarde ha pasado a ser de un 7,13. Más de la mitad de las personas encuestadas (51,4%) han valorado la supervisión que la Diputación realiza por encima del 8, en una escala del 0 a 10. Así mismo, un 47,6% de las familias perciben que se están haciendo más inspecciones en los centros residenciales y un 44,3% piden seguir ahondando en esta línea de incrementar la labor inspectora.

Valoración de la atención residencial

La satisfacción general con el servicio ofrecido por los centros ha crecido respecto a los resultados de hace dos años de un 7,87 a un 8,06. Así mismo 7 de cada 10 de las familias encuestadas valoran el servicio de los centros residenciales por encima de un 8 (concretamente el 71,8% de los encuestados) y además afirman que lo recomendarían (72% por encima de un 8). Sólo el 2,6% afirma estar insatisfecho con la atención de los centros residenciales (hace dos años esa percepción alcanzaba el 3,5%).

La valoración de la atención y calidad del servicio en las residencias ha crecido en todos los parámetros analizados entre un 2% y un 4%. Hablamos de elementos como la higiene, el vestido, la alimentación, la atención sanitaria, afectiva, social, las instalaciones, etc.

La valoración de la atención, tanto a las personas usuarias como a las familias es similar (un poco más alta en la atención a familias 7,76 frente a 7,68) y ligeramente algo mejor que hace dos años. En el caso concreto de la atención a las personas usuarias, el trato de los profesionales es el aspecto más valorado por las familias, con una valoración de 8,37.

En cuanto a la atención a las familias, prácticamente la totalidad de las personas encuestadas, un 94,6%, se siente informada sobre la situación de su familiar por parte del centro residencial.

Otros aspectos destacables del estudio son la percepción de que los centros residenciales de personas mayores son centros seguros (8,23), con buenas instalaciones y equipamientos (7,84), y con un buena atención afectiva, social, sanitaria y psicosocial de las personas residentes (7,62). También consideran que el centro tiene una dimensión adecuada el 85,2% de los encuestados y un 75,1% de ellos afirman que lo han elegido libremente.

En el estudio realizado, mejora también la valoración al ser preguntados sobre si hay personal suficiente para atender en los centros, que pasa de 5,97 a 6,30. Vinculado a ello, aparecen entre las propuestas de mejora, la necesidad de incidir en aspectos como la formación, especialmente vinculada a la dimensión socioafectiva de los cuidados.

La mejoría percibida en general por las familias tiene una única excepción: disminuye la valoración del tiempo para las visitas al que otorgan un 7,29, cuando en 2018 se valoró con un 8,02. Su causa parece evidente y vendría derivada del contexto de pandemia y las restricciones establecidas para frenar los contagios.

Valoración de la gestión foral en el contexto Covid19

Por último, la encuesta realizada ha incluido en esta ocasión un análisis específico de la gestión de la Diputación Foral en la crisis sanitaria del Covid19, que las familias valoran con un 7,18.

Así mismo, las y los familiares de las personas residentes conocen en un porcentaje muy elevado las medidas que desde Diputación Foral de Bizkaia se han tomado para abordar la crisis de la COVID-19, especialmente las medidas de prevención, como la realización de pruebas preventivas a profesionales, los aspectos vinculados a la limpieza y la desinfección de los centro o la dotación de EPIs, así como la puesta en marcha de las Unidades Sociosanitarias Especializadas para residentes con positivo Covid19 (Birjinetxe y Unbe) o la apertura de nuevos canales de comunicación directa con las familias.


Fotos


Vídeos