04 DE septiembre DE 2020 16:00

El plan de vigilancia, prevención y control de la Covid-19 activado por la Diputación con Salud supera las 9.000 PCRs realizadas

Departamento de Acción Social

Prevención, comunicación, respuesta rápida con cribados de los centros con pruebas PCR y apoyo para el control de la infección en los centros de servicios sociales, son las bases del sistema conjunto articulado entre la Diputación Foral de Bizkaia y el departamento de Salud del Gobierno vasco para actuar en el escenario actual y futuro en el contexto de pandemia. Para su puesta en marcha, el plan cuenta con 130 profesionales de la institución foral de los que 20 son técnicos de prevención formados por expertos en pandemias del Departamento de Salud, para apoyar a tiempo completo a las residencias de mayores en la gestión de la Covid-19. La inspección conjunta de Salud y Diputación ha realizado 207 actuaciones en residencias, y hay cinco equipos de respuesta rápida que realizan cribados masivos en 24 horas a todo el centro donde haya positivos. Se han hecho ya más de 9.000 pruebas PCR a usuarios y profesionales. Sergio Murillo, diputado de Acción Social: “estamos trabajando para minimizar y controlar el impacto del virus, pero las residencias no pueden ser centros blindados, allí debe seguir la vida”.

La Diputación Foral de Bizkaia viene activando desde el mes de junio, coincidiendo con el fin de la fase 3 de la desescalada, un completo plan conjunto de vigilancia, prevención y control de la Covid-19en centros residenciales acordado con el Departamento de Salud del Gobierno Vasco para detectar, responder de manera inmediata y controlar los posibles nuevos brotes del Covid-19 en los centros de servicios sociosanitarios del territorio. Del mismo modo, el plan sirve de apoyo a los planes de contingencia y convivencia desarrollados por los propios centros sociosanitarios de personas mayores y personas con discapacidad del territorio.

El diputado de Acción Social, Sergio Murillo, ha subrayado que hay que buscar un equilibrio ético entre la vida que tiene que suceder en los centros residenciales y el control de la introducción del virus en ellos porque no son ajenos a cuanto ocurre en la comunidad: estamos trabajando para minimizar y controlar el impacto del virus, pero las residencias no pueden ser centros blindados, allí debe seguir la vidaz. En este sentido, Murillo ha afirmado que queda mucho trabajo por hacer, y ahora ha de ser un esfuerzo sostenido en el tiempo, que se extenderá con seguridad más allá del 2020, pero estamos mejor. Conocemos mejor cómo actúa el virus y contamos con más herramientas que en cualquier momento anterior. Estamos mejor, pero hay que apelar a la responsabilidad para frenar la expansión.

El diputado foral de Acción Social ha comparecido este viernes a petición propia ante las Juntas Generales para detallar las medidas desplegadas desde el mes de junio con este plan que consta de cuatro grandes bloques: vigilancia, prevención, control y apoyo en la atención.

  1. Vigilancia:

    Se han establecido cauces estables de comunicación entre las personas de referencia a nivel territorial en el Departamento de Salud y en la Diputación foral de Bizkaia. Se encargan de que la información de sospechas por síntomas, contactos o positivos que se detectan en los rastreos que hace Osakidetza en comunidad, adviertan al sistema de servicios sociales, y viceversa, de forma que cualquier conexión entre los brotes o contagios en comunidad puedan activar los planes de contingencia de los centros.

  2. Prevención:

    Desde el final de la fase 3 de la desescalada, los cinco equipos de respuesta rápida de la Diputación Foral de Bizkaia han realizado más de 9.000 tomas de muestras a profesionales personas usuarias de centros sociosanitarios del territorio PCR que posteriormente han analizado los laboratorios de Osakidetza. En este sentido, el diputado de Acción Social ha anunciado que el próximo lunes, como ya se hiciera en Gernika hace una semana, se desplegará un dispositivo especial en Amorebieta-Etxano para realizar un cribado preventivo a todo el personal de la comarca de Durangaldea y Arratia.

    Además, en coordinación con el Departamento de Salud del Gobierno vasco se han formado a 20 técnicos en Prevención y Control de la Infección, que tendrán asignados un número reducido de centros a los que apoyarán, con visitas periódicas, en la implementación de medidas de prevención y control de la Covid-19, ha explicado Sergio Murillo.

  3. Control:

    Profesionales de Inspección de Servicios Sociales de la Diputación y técnicos de Salud Pública del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, con un refuerzo de profesionales dedicados a ello exclusivamente, han realizado hasta la fecha más de 200 inspecciones conjuntas que, además de la labor fiscalizadora, tienen una función de control de la adopción de las medidas a implantar.

    Así mismo, los cinco equipos de respuesta rápida realizan PCR en 24 horas desde la detección a los centros que tienen algún caso de profesional o persona usuaria con positivo. Se realizan pruebas diagnósticas a todos los contactos estrechos, sean éstos personas usuarias, profesionales o visitas, en su caso. Esta rapidez y nivel de pruebas permite que los centros puedan realizar una mejor sectorización, tanto física como funcional, aislando de forma efectiva a las personas con positivo y evitando el contagio a otras personas usuarias.

  4. Apoyo a la atención:

    Las Unidades Residenciales Sociosanitarias Especializadas en Covid-19 acogen a los casos con COVID19 positivo y mayor complejidad clínica que no necesitan acudir al hospital, o incluso tras alta hospitalaria. Cumplen una función intermedia entre las residencias y los hospitales, sin sustituir a ninguno de los dos. Además, acogen a los casos COVID19 positivo que no pueden aislarse con garantías en sus centros residenciales de origen, por su movilidad o agitación, y suponen una gran dificultad para el control de la expansión del virus en el centro.

Para su puesta en marcha, el plan cuenta en estos momentos con 130 profesionales dedicados a luchar contra el virus en los centros sociosanitarios de Bizkaia, 80 de ellos en la unidad sociosanitaria especializada de Birjinetxe, y 50 más entre técnicos de Prevención y Control de la Infección y personal que realiza inspecciones, respuesta rápida y PCR. El diputado de Acción Social ha agradecido especialmente a todas y cada una de ellas su implicación y profesionalidad. Una movilización de personas sin precedentes en un tiempo récord ha destacado Sergio Murillo.