17 DE julio DE 2020 10:00

El uso de los garbigunes crece un 28,43% en junio con respecto a los meses de este año previos a la crisis del COVID-19

Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural

La media de personas usuarias en los meses de enero y febrero fue de 23.100, mientras que en junio se llegó a las 29.681. En los meses en los que se aplicaron limitaciones de movimientos como consecuencia de la pandemia, se produjo una disminución del 52,48% en la utilización de estas instalaciones forales.

El uso de los garbigunes durante el mes de junio se incrementó un 28,43% con respecto a la media de personas usuarias registrada en los dos primeros meses del año, antes de que se produjeran las restricciones de movimientos establecidas para frenar la expansión del COVID-19. En concreto, en junio utilizaron la red de estos centros forales 29.681 personas, frente a la media de 23.110 registrada en enero y febrero de este mismo ejercicio.

Esta subida viene a compensar el efecto contrario que se produjo durante el período en el que se establecieron limitaciones al movimiento e incluso el confinamiento de la población, momento en el que se redujo a más de la mitad (52,48%) la cantidad de personas que utilizaron los garbigunes, de manera que si la media era en enero y febrero de 23.110 personas, esta cantidad se contrajo hasta las 10.981 personas en abril y mayo.

El incremento en el número de usuarias y usuarios es aún más significativo si se comparan los datos de junio de este año con los del mismo mes del año pasado: el aumento es del 37,58% (29.681 personas frente a las 21.573 personas en junio del año pasado).

Ligado al aumento del uso de los garbigunes se ha producido también un ascenso notable en la recogida de residuos voluminosos, madera y línea blanca. El crecimiento del conjunto de estas fracciones es del 30,21% durante el mes de junio con respecto a la tendencia inicial de 2020, tras haberse producido en el período en el que se restringieron los movimientos de personas una bajada media del 45%. De hecho, de 1.823 toneladas de estas fracciones recogidas de media en los meses de enero y febrero, se ha pasado a las 2.373 toneladas en junio. El aumento más significativo es el que ha experimentado el depósito de electrodomésticos de línea blanca (neveras, lavadoras...), que alcanza el 69,46%, después de sumar 62,50 toneladas frente a las 36,88 toneladas de media en los dos primeros meses del año. En el caso de voluminosos y de madera, las cifras se corresponden con un 31,62% (1.411,16 toneladas) y un 26,06% (900 toneladas), respectivamente. Todo ello produce un incremento del 41,74% con respecto a junio de 2019.

El resto de residuos que se recogen en los garbigunes también han crecido, aunque en menor medida, tras este período de alarma por el COVID-19. Y ello ha supuesto un aumento de la actividad del sector del reciclaje en Bizkaia, cuyo ecosistema empresarial representa el 6,6% del PIB, factura 2.642 millones de euros y da empleo a 6.120 personas.