OBSERVATORIO DE VIOLENCIA MACHISTA

ACTUACIONES EN VIOLENCIA MACHISTA

Las actuaciones en materia de violencia machista requieren de una mirada integral, coherente y coordinada hacia y/o entre los ejes de prevención, atención y reparación. Desde un enfoque feminista e interseccional, que permita contemplar la complejidad de experiencias vitales y diversidad de mujeres y niñas e impulsar procesos de acompañamiento desde el empoderamiento individual y colectivo de ellas y adaptados a sus necesidades y demandas. Garantizando en todo momento el derecho a la reparación del daño sufrido.

Esta mirada debe orientar el diseño, seguimiento y evaluación de las actuaciones en materia de violencia machista.

SEGUIMIENTO DE RECOMENDACIONES

Descargar PDF Seguimiento de recomendaciones (PDF, 597 KB)

Toda actuación en materia de violencia machista debe realizarse desde un enfoque reparador del daño sufrido por las víctimas, desarrollando medidas de restitución, indemnización, recuperación, satisfacción y garantía de no repetición.

Las consecuencias de sufrir violencia machista, van más allá del daño físico y psicológico ocasionado. La dignidad, el dolor, el estrés y el bienestar emocional dañado. Las oportunidades perdidas en empleo, pensiones, educación y la pérdida del potencial para generar ingresos y/o el deterioro del desarrollo laboral y profesional. Los gastos de los servicios jurídicos, médicos, psicológicos... Todos tienen un impacto en las vidas de las víctimas supervivientes, incalculable.

Reparar en la medida de lo posible ese daño sufrido, implica a todas las instituciones y también a los agentes sociales y supone poner en marcha medidas de restitución, indemnización proporcional a los perjuicios sufridos, recuperación integral, reconocimiento institucional y social y garantía de no repetición.

  • En este fondo documental se incluyen iniciativas desde los diferentes ámbitos de actuación: institucional, educativo, municipal, social o asociativo…, buenas prácticas, jornadas, campañas, programas con medidas destacadas y experiencias de reparación, que muestran el reconocimiento social de las memorias de las mujeres víctimas sobrevivientes de la violencia machista, fomentan un posicionamiento crítico de la ciudadanía ante la violencia machista y acompaña procesos para la recuperación y/o el tránsito a agentes de transformación de las mujeres sobrevivientes.

Las actuaciones públicas en materia de prevención deben generar procesos para la identificación, toma de conciencia y derivación de la forma de violencia machista más sutil y normalizada y transformar las estructuras y los símbolos que la perpetúan.

Una Atención integral con perspectiva feminista e interseccional, satisfactoria para las víctimas sobrevivientes de la violencia machista, depende de los recursos existentes, su calidad y adecuación, la preparación de quienes entran en contacto con las víctimas; y la coordinación entre los diferentes servicios que intervienen.