Las empresas de Bizkaia observan su futuro inmediato con gran incertidumbre. Son pocas las que no han visto caer pedidos, un tercio tiene problemas de suministros y muchas están solicitando líneas favorables de financiación y las medidas extraordinarias y de flexibilización tributaria de la Hacienda foral de Bizkaia. Es sólo una breve muestra de la información recogida por el departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia a través del Observatorio puesto en marcha al inicio del estado de alarma para poder conocer cuál es la afección real que la emergencia sanitaria por COVID-19 está generando en la actividad económica del territorio.

El Observatorio, elaborado a través de su sociedad foral Beaz, ha monitorizado la situación de las empresas a través de un cuestionario. Y para poder llegar a conclusiones extrapolables, ya en una segunda fase, se ha trabajado con la información remitida entre los días 17 y 22 de abril por una muestra representativa de 250 organizaciones. Se trata de una muestra formada por empresas industriales o de servicios, de diferentes comarcas, tamaño, actividad y trayectoria, extrapolando de esta forma la muestra seleccionada a la propia realidad económica y empresarial de Bizkaia.

La información se ha agrupado en tres bloques para poder conocer en primer lugar los efectos y consecuencias directas de la crisis sanitaria; en segundo lugar las medidas de apoyo que han solicitado y las medidas internas que están adoptando y, finalmente, cuál es su propio calendario de recuperación de la actividad interna.

Informe (PDF 888 KB)