06 DE enero DE 2019 10:00

Diputación financia con 880.000 euros la instalación del quinto contenedor en los municipios de Bizkaia

Departamento de Sostenibilidad y Medio Natural

Las subvenciones se destinarán a la compra de contenedores, bolsas compostables, cubos domiciliarios, llaves, autocompostadoras y trituradoras por parte de ayuntamientos, mancomunidades y otras personas jurídicas de titularidad municipal competentes en la recogida y transporte de residuos urbanos. La cuantía máxima subvencionable es de 50.000 euros en el caso de las localidades de menos de 20.000 habitantes y de 80.000 euros para aquellas que superan esa población.

La Diputación Foral de Bizkaia mantiene el impulso a la recogida selectiva de residuos orgánicos con la consignación de 880.000 euros para la instalación del quinto contenedor en los municipios de nuestro territorio. Estas ayudas se distribuirán en régimen de concurrencia competitiva y por una cuantía máxima que será de 50.000 euros en el caso de las localidades con menos de 20.000 habitantes y de 80.000 euros para las que superen esa población.

Podrán optar a estas subvenciones ayuntamientos, mancomunidades y otras personas jurídicas de titularidad municipal competentes en la recogida y transporte de residuos urbanos, con el objetivo de adquirir los contenedores que se vayan a emplear en la recogida selectiva de residuos orgánicos, de bolsas compostables, de cubos domiciliarios para la ciudadanía y de llaves para el acceso a los contenedores. Con estas mismas ayudas se podrán comprar también trituradoras para la fabricación de estructurante y autocompostadoras.

En relación a estas últimas, sólo podrán ser objeto de subvención las instalaciones de autocompostaje comunitario que cumplan una serie de requisitos: que su capacidad no sea superior a 10 metros cúbicos, que recojan únicamente biorresiduos procedentes de los domicilios o jardines de las personas que las utilizan y que sólo composten papel de cocina libre de tinta, residuos biodegradables de cocina y restaurantes (restos crudos de verduras y frutas, restos de comida preparada y pan, restos de carne y pescado, cáscaras de huevo, marisco, frutos secos y huesos de fruta; yogures y zumos caducados y restos de café e infusiones) y residuos biodegradables de parques y jardines (hierba y hojas secas, ramas de poda, hierba húmeda de jardines y restos de plantas). Además, el compost resultante deberá ser utilizado exclusivamente por las personas usuarias en sus terrenos particulares, si bien los ayuntamientos, en cuanto usuarios de estas autocompostadoras, podrán utilizarlo también en jardines públicos.