18 DE diciembre DE 2017 09:25

La Hacienda Foral regulariza 350.000 euros de doce vendedores ambulantes que no declaraban su actividad

Departamento de Hacienda y Finanzas

El Diputado Foral de Hacienda, José María Iruarrizaga, informa de que el servicio de inspección fiscal de la Diputación ha estudiado en los últimos dos años la situación tributaria de más de 400 personas físicas dedicada a la venta ambulante, incluyendo a 19 en plan de inspección.

Las actuaciones desarrolladas por la Hacienda Foral de Bizkaia sobre personas físicas que se dedican a la venta ambulante en mercadillos han derivado en la inclusión de 19 de ellas en plan de inspección. El personal inspector ha concluido recientemente doce de estos expedientes regularizando más de 350.000 euros, mientras que continúa el trabajo sobre los otros siete.

La investigación se inició hace dos años con la solicitud a varios ayuntamientos de Bizkaia de información referida a aquellas personas que obtenían permisos para instalar puestos en mercadillos de venta ambulante. Con la información aportada por los ayuntamientos la Hacienda Foral ha identificado a 401 personas físicas que desarrollan esta actividad en Bizkaia, comprobando que 244 de ellas no estaban dadas en alta en el Impuesto de Actividades Económicas. Tras una primera investigación para determinar si estaban cumpliendo sus obligaciones tributarias, se incluyó en plan de inspección a las 19 anteriormente mencionadas.

El Diputado Foral de Hacienda y Finanzas, José María Iruarrizaga, ha dado a conocer el resultado provisional de esta actuación ante las Juntas Generales de Bizkaia, señalando que este sector, al igual que el resto de actividades económicas, es objeto de las actuaciones que realiza el personal inspector de la Hacienda Foral para determinar si los contribuyentes cumplen con sus obligaciones tributarias.

Iruarrizaga ha informado así mismo de que la inspección de la Hacienda Foral ha desarrollado en los últimos meses actuaciones de control en ferias, para determinar si los profesionales que participan en ellas cumplen con sus obligaciones tributarias. En este sentido ha señalado que la información obtenida sobre operadores de hostelería, restauración, catering, fotografía, organización de eventos o floristería, que ofrecían sus servicios para la organización de bodas, ha permitido regularizar operaciones que se habían disimulado como si fueran congresos o actividades relacionadas con una actividad económica, cuando en realidad se trata de gastos totalmente privados. La regularización se ha llevado a cabo tanto sobre las empresas prestadoras del servicio como sobre los clientes.

El incumplimiento de las obligaciones tributarias perjudica al conjunto de la sociedad, y especialmente a aquellos comerciantes o vendedores ambulantes que sí asumen su responsabilidad. Por ello, Iruarrizaga ha subrayado la importancia de la colaboración ciudadana en la lucha contra el fraude fiscal, recordando que la Hacienda Foral tiene habilitados canales para que cualquier ciudadano o asociación pueda presentar las correspondientes denuncias si detectan situaciones o actuaciones con indicios claros de la existencia de fraude tributario.