25 DE mayo DE 2017 12:34

En verano se podrán visitar,junto a expertos, varios tesoros arqueológicos de Bizkaia en itinerarios organizados por la Diputación

Departamento de Euskera y Cultura

Este año la Institución foral ha añadido tres nuevos enclaves a los itinerarios históricos. Durante los meses de junio, julio y agosto la Diputación foral de Bizkaia organiza visitas al Castillo de Ereñozar, Oppidum de Arrola, Necrópolis de Tribisburu, Conjunto Histórico de Forua y este año como novedad, habrá visitas a la ermita de San Martín de Finaga en Basauri, al castro de Malmasin y a la ermita de San Pedro de Abrisketa en Arrigorriaga. La Diputación ofertan las visitas en euskera y castellano, los grupos serán reducidos y las personas asistentes deberán realizar la reserva previa por teléfono 688 856 689 o a través de email ibilbideak@bizkaia.eus

Presentación Ibilbide Historikoak

La diputada de Euskera y Cultura Lorea Bilbao ha presentado junto a los representantes de los seis municipios donde se desarrollarán los itinerarios arqueológicos que se celebrará a enclaves históricos de Bizkaia durante este verano.

La diputada de Euskera y Cultura Lorea Bilbao ha señalado que este año se incorporan a este proyecto de divulgación del patrimonio cultural, Arrigorriaga y Basauri. Lo cierto es que contamos con un patrimonio de valor incalculable, enclaves llenos de historia, lugares que son cunas de generación de conocimiento y espacios de investigación. Con este programa de visitas se quiere precisamente acercar a la ciudadanía estos tesoros únicos que tenemos en Bizkaia, hacer que las y los vizcaínos sean conscientes del gran Patrimonio que tenemos en este Territorio.

Durante los meses de junio, julio y agosto se celebrarán visitas guiadas de mano de expertos en enclaves de seis municipios de Bizkaia: Arrigorriaga, Arratzu, Basauri, Bermeo, Ereño y Forua.

Este programa de visitas organizada por la Diputación foral de Bizkaia comenzará el primer fin de semana de junio y como novedad dará comienzo con el denominado itinerario histórico de Malmasín que se desarrollará durante todos los fines de semana del mes en los municipios de Basauri y Arrigorriaga. En este itinerario se podrá visitar San Martín de Finaga, el castro de Malmasín y San Pedro de Abrisketa.

Por otro lado, el llamado itinerario histórico de Urdaibai se realizará en julio y agosto y contará con expertos en la materia que darán los detalles de cada uno de los lugares y resultados de las investigaciones llevadas a cabo. Los lugares a visitar en este espacio serán: Castillo de Ereñozar, Oppidum de Arrola, Necrópolis de Tribisburu, Conjunto histórico de Forua.

La Diputación ofertan las visitas en euskera y castellano y el número de personas que acudan a la visita será restringido. De cara a ofertar un servicio de calidad y sostenible, las personas interesadas deberán realizar la reserva previa por teléfono 688 856 689 o a través de email ibilbideak@bizkaia.eus

Itinerario histórico de Malmasin

Este itinerario se realizará durante el mes de junio. El recorrido abarca la visita a San Miguel y la ermita de San Martín de Finaga en Basauri; el castro de Malmasin y la ermita de San Pedro de Abrisketa en Arrigorriaga. En este itinerario hay tres planes posibles: partiendo de San Miguel de Basauri en autobús se realizará la visita a la ermita de San Martín de Finaga y su entorno. La segunda opción consistiría en visitar la Iglesia de Santa María Magdalena en Arrigorriaga, de ahí en autobús los y las visitantes se dirigirán a la ermita de San Pedro de Abrisketa. Y el tercer plan dentro de este itinerario es desplazarse en autobús hasta la ermita de Finaga donde un guía explicará la historia del lugar y posteriormente a pie se dirigirán al castro de Malmasin y a la ermita de San Pedro de Abrisketa en Arrigorriaga.

El entorno Finaga-Malmasin-Abrisketa, guarda uno de los conjuntos culturales más emblemáticos y desconocidos de Bizkaia. En unos pocos kilómetros cuadrados, enclavados en las laderas del monte Malmasín, se pueden localizar tres grandes monumentos arqueológicos. El Castro o poblado prerromano de Malmasín y los conjuntos cultural de San Pedro de Abrisketa (Arrigorriaga) y San Martín de Fínaga (Basauri).

. El monumento-yacimiento de referencia es, por haber sido excavado y puesto en valor recientemente (2014), la ermita de San Martín de Finaga. Con los datos recogidos en la investigación de este lugar podemos reconstruir la historia del bajo Nervión en los últimos 2.000 años.

En este lugar los visitantes podrán contemplar varias estelas funerarias propias de la cultura indígena local. A partir del siglo III y hasta el siglo V d. c. este lugar fue ocupado por una necrópolis de época romana de inhumación en la que se han localizado, al menos, siete sepulturas.

De San Martín de Fínaga los y las visitantes subirán a pie hasta el Castro de Malmasín. El Castro de Malmasín es una de las fortificaciones prerromanas mejor conservadas de Bizkaia. Fue el centro neurálgico del poblamiento prerromano en el bajo Nervión hasta la llegada de la cultura romana.

Este recorrido San Pedro de Abrisketa es uno de los yacimientos- más enigmático de Bizkaia dado que en su estructura y edificación convergen elementos culturales de diferentes épocas, romanos, tardoantigüos, prerrománicos y románicos en un conjunto heterogéneo creados por las sucesivas reconstrucciones y reparaciones del templo. Sorprende su fachada donde las personas que visiten el lugar podrán contemplar talladas en piedra dos parejas una de ella protagonizando una escena erótica que al parecer se trata de una advertencia ante la tentación de los placeres físicos, y por otro lado, dos personajes semidesnudos, mutilados que aparecen representados en una desafiante actitud de danza y ostentación física.

Itinerario histórico de Urdaibai

Este itinerario se realizará durante los meses de julio y agosto en la cuenca de la ría de Mundaka. Serán visitables los yacimientos arqueológicos de Oppidum de Arrola (Arratzu), el Conjunto histórico de Forua que comprende también la Iglesia de San Martín de Tours (Forua), la Necrópolis de Tribisburu (Bermeo-Busturia) y la ermita castillo de San Miguel de Ereñozar (Ereño).

El Oppidum de Arrola es uno de los más importantes poblados prerromanos del Cantábrico oriental. Levantado sobre la cumbre de la cordillera de Gastiburu en el siglo IV a. de C., fue el núcleo de población que articuló la vida en Urdaibai hasta el siglo I d.C.

El poblado se reparte en la actualidad entre los municipios de Arratzu, Nabarniz y Mendata. Abarca una extensión de 16 hectáreas. Este tipo de fortaleza o castro es el más frecuente en el paisaje de la Edad de Hierro, siendo Arrola el mejor conservado de los que existieron en Bizkaia.

El conocimiento de la vida en el Oppidum de Arrola se completa con la visita al centro de interpretación, Arrolagune (Arratzu).

En el Arrolagune, centro de interpretación del Oppidum de Arrola, se muestra el contexto histórico y cultural en el que se sitúa este poblado indígena en su periodo de máxima pujanza, durante los siglos II y I a.C.

En esta exposición es de destacar la reconstrucción a tamaño natural de una de las cabañas excavadas en el recinto fortificado. En su interior se muestran los enseres habituales utilizados en la vida cotidiana del poblado (cerámica, herramientas...).

Otro de los lugares dentro del programa de visitas es el Conjunto histórico de Forua, el yacimiento arqueológico de época romana mejor conocido y conservado de la costa vasca.

El Poblado romano de Forua se sitúa en la colina de Elejalde (Forua) sobre la ribera izquierda del río Oka, en el corazón del Urdaibai. Creado en el siglo I d.C. sobre una superficie de 6 hectáreas.

El yacimiento excavado hasta 2012 ha dado a conocer la existencia de catorce construcciones, de diferentes tipologías y usos, construidas en mampostería de arenisca. Además de las cabañas y casas ocupadas por los habitantes, se han localizado numerosos hornos metalúrgicos para la fundición del hierro y varias herrerías para la labra de herramientas, armas y barras de metal.

En el subsuelo de la iglesia parroquial de San Martín de Tours, dentro del templo cristiano, fueron recuperadas diversas necrópolis medievales y la planta de una iglesia gótica, antecesora de la actual, renacentista (s. XVI) que las personas que visiten el lugar podrán contemplar.

La Necrópolis de Tribisburu (Bermeo y Busturia) es otra de las joyas del Territorio. La Diputación Foral de Bizkaia comenzó hace cuatro años las tareas de excavación en este tesoro arqueológico en el que, hasta el momento, se han localizado diez estructuras funerarias, recintos dentro de los cuales se depositaban las cenizas y los efectos personales incinerados del difunto.

Los primeros indicios sobre la presencia de este yacimiento datan de 1994, pero es en 2013 cuando el servicio de Patrimonio Cultural de la Diputación Foral de Bizkaia incluye Tribisburu entre sus proyectos de investigación.

Los restos encontrados muestran el rito funerario que utilizaban nuestros ancestros en Tribisburu entre los siglos I a III d.C. La incineración del cadáver del difunto la realizaban en una fogata de leña, junto con sus enseres personales y las ofrendas que recibió en su día por sus allegados.

En las labores de excavación, llevadas a cabo bajo la dirección del arqueólogo Juan José Cepeda, se han localizado numerosos materiales como vestidos, calzado, armas, adornos u objetos de uso cotidiano ( platos y ollas de cerámica). A pesar de que los restos hallados están muy fragmentados, es indudable la atribución cultural a la influencia de Roma.

El Castillo de Ereñozar es otro enclave que forma parte de este itinerario arqueológico. La cima medieval de San Miguel de Ereñozar se encuentra en Ereño. La investigación arqueológica de este yacimiento constata una secuencia histórica desde la Edad Media hasta nuestros días. Una necrópolis con diferentes etapas y restos de un castillo ya desaparecido son los elementos que vertebran el yacimiento. En la cumbre, coronada hoy por una pequeña ermita, los visitantes podrán revivir una de las etapas más desconocidas de nuestra historia, la que habla de épocas de castillos medievales y fortalezas que durante la Edad Media vigilaban nuestros valles, y de los modos de vida y creencias religiosas de nuestros antepasados.


Vídeos


Audios