17 DE mayo DE 2017 18:15

Lorea Bilbao inaugura junto al Premio Príncipe de Asturias Juan Luis Arsuaga la muestra Atapuerca: Cráneo 4 en Arkeologi Museoa

Departamento de Euskera y Cultura

El Arkeologi Museoa de la Diputación Foral de Bizkaia acoge hasta el 15 de octubre la exposición en la que se podrá conocer, entre otras reliquias, Atapuerca: Cráneo 4 y el denominado Cráneo 5. Se trata de la réplica de unas piezas de hace más de 400mil años halladas en Atapuerca. Otra de las piezas que se pueden conocer en la exposición es el hueso humano más antiguo encontrado en el País Vasco, el húmero de Lezetxiki (Arrasate-Mondragón, Gipuzkoa) de hace 164mil años de antigüedad. En la exposición, se proyectará además un audiovisual de Javier Trueba con imágenes reales del proceso de excavación del Cráneo 4. La muestra, diseñada por el Doctor Arsuaga, prestigioso paleontólogo, codirector de las excavaciones de Atapuerca, ha sido producida por el Museo de la Evolución Humana de Burgos.

Juan Luis Arsuaga y Lorea Bilbao

Juan Luis Arsuaga y Lorea Bilbao

La diputada de Euskera y Cultura Lorea Bilbao ha recibido al prestigioso paleontólogo Juan Luis Arsuaga en el Arkeologi Museoa de Diputación donde se ha inaugurado la exposición denominada "Atapuerca: Cráneo 4".

Juan Luis Arsuaga, premio Príncipe de Asturias y codirector de las excavaciones de Atapuerca, ha realizado una visita guiada junto a la diputada donde ha explicado los detalles de la exposición.

La exposición ha sido diseñada y producida por el Museo de la Evolución Humana de Burgos, con el objeto de dar a conocer uno de los cráneos hallados en la Sima de los Huesos del conjunto arqueológico de Atapuerca. Se trata del Cráneo 4 (también llamado Agamenón), preneandertal, de 430.000 años de antigüedad, cuyo estudio está siendo clave para conocer la Historia de la Evolución Humana.

Cráneo 4 se trata de la réplica de un  neurocráneo o calvaria, es decir, un cráneo al que le falta la cara, perteneciente a un hombre que poseía un gran volumen encefálico para su antigüedad (1360 centímetros cúbicos). El cráneo es ancho y de bóveda baja. Además, presenta los rebordes óseos sobre las órbitas (torus supraorbitario) fusionados sobre los huesos de la nariz (región interorbitaria o gabela),  el contorno occipital recto y delgado y sobre él una superficie semicircular plana, llamada área suprainíaca. Esta morfología prefigura la de los neandertales, especie posterior en el tiempo. De los estudios realizados se ha deducido que tenía muchos problemas de salud. Probablemente, fuera sordo y tendría fuertes dolores de cabeza al moverla. En la muestra se puede disfrutar también de una réplica del Cráneo 5, esta pieza al igual que el Cráneo 4 presenta cicatrices de pequeños traumatismos que demuestran que sobrevivir era difícil hace 400.000 años. El buen estado de conservación del Cráneo 5 (también llamado Miguelón en homenaje a Miguel Indurain), ha permitido reconstruir a los expertos la imagen y fisonomía de la cara de este individuo que vivió y murió hace miles de años en la sierra de Atapuerca y que parece mirarnos a través del tiempo.

La Sierra de Atapuerca (Burgos) conserva una gran cantidad de yacimientos arqueológicos que permiten documentar un registro de más de un millón de años. En uno de ellos, conocido con el nombre de La Sima de los huesos se han identificado 28 individuos de ambos sexos, de los que uno era un niño, trece murieron entre los  10 y 16 años, siete entre los 17 y 18 años, y sólo tres habrían superado los 35 años.

Cráneos fósiles encontrados de cronología similar (Pleistoceno medio) en yacimientos de distintas partes del mundo

La morfología del Cráneo 4 indica que la población de la Sima de los Huesos está relacionada con los neandertales, de los que serían antepasados más o menos directos y podrían incluirse en la especie Homo heidelbergensis.

En la exposición se podrán ver las réplicas de distintos cráneos fósiles de cronología similar o algo posterior, que presentan una morfología algo diferente a los de Atapuerca, sin una relación tan clara con los neandertales, lo que muestra la diversidad. Así, destaca el Cráneo Sambungmacan 3 hallado en Java (Indonesia) de 500.000 años de antigüedad y perteneciente a la especie Homo erectus. También el de la cueva de l´Arago (Tautavel, Francia) de 450.000 años, que corresponde a la subespecie Homo erectus tautavelensis, aunque algunos lo consideran Homo heidelbergensis. El de Ceprano (Italia) de hace 400.000 años que podría ser un Homo antecesor o heidelbergensis y finalmente, el de Kabwe (Broken Hill, Zambia) al que se le asignó el nombre científico de Homo rhodesiensis, de alrededor de 300.000 años entre otros.

Audiovisual de Javier Trueba

En la exposición, se proyectará un audiovisual de Javier Trueba con imágenes reales del proceso de excavación del Cráneo 4.  Por  primera vez en un montaje expositivo, se exhibe la secuencia del genoma mitocondrial del material genético humano más antiguo jamás recuperado de un fósil.

El fósil humano más antiguo de la cordillera Cantábrica

Como en toda muestra ideada y producida por Museos e Instituciones diferentes al Arkeologi Museoa en esta exposición también se pone el foco al discurso materiales y restos arqueológicos propios del País Vasco. Y por ello, se ha habilitado un pequeño espacio para exhibir la réplica (por razones de conservación) del húmero de Lezetxiki (Arrasate-Mondragón, Gipuzkoa) que se trata del resto humano más antiguo conservado en el País Vasco, de hace 164.000 años. Junto a él se expondrá el cráneo de la osa demingeri descubierta en la cueva de Santa Isabel de Ranero (Karrantza, Bizkaia), como representante de los animales que convivieron con homo heidelbergensis y que también se extinguieron. 

La muestra permanecerá abierta hasta el 15 de octubre.


Fotos


Vídeos


Audios