Modelo de participación

Objetivos

  • ¿Cómo entendemos la participación ciudadana?

    • La participación debe tener un objetivos claros y medibles.
    • Se promueve la participación para mejorar la gestión, pero la responsabilidad corresponde a la institución y a las personas que la reprepresentan.
    • Se trata de incorporar nuevas voces a los espacios de participación.
    • Participar es asumir compromisos.
    • Los procesos de participación son procesos en los que todas y todos aprendemos.
    • Para promover la participación se debe dotar de recursos suficientes. Por ello, cada departamento deberá tener esto en cuenta a la hora de planificar los proyectos e iniciativas que se desarrollen de manera participativa.
    • Cada departamento tiene la potestad de promover iniciativas y espacios de participación ciudadana.
    • Asumimos nuestro compromiso con la promoción de la participación. La participación es algo en lo que todas y todos debemos comprometernos.
    • Bizkaiko Behatokia ayuda a los diferentes departamentos aportando enfoque común y visión técnica de cara al diseño de los procesos y en su seguimiento.
    • Bizkaiko Behatokia elabora protocolos de trabajo que ayuden a definir el marco general para el enfoque de los proyectos para diferentes tipos de iniciativa participativa.
    • Los consejos consultivos existentes son órganos de participación ciudadana que aportan una visión cualificada de aquellos sectores sobre los que trabajan.
    • La participación de entidades sociales y personas de reconocido prestigio aporta un gran valor a estos espacios y por extensión, a la gestión de la Diputación Foral.
    • Los grupos y entidades que forman parte de estos espacios son representativos de la pluralidad y de la riqueza de la sociedad civil de Bizkaia.
    • La diputación Foral de Bizkaia, a través de los departamentos responsables de la dirección y coordinación de estos consejos, velará por su buen funcionamiento y por garantizar en ellos una participación plural de los sectores sociales de referencia en cada caso.
    • Estos órganos, podrán ser complementados por otras iniciativas de participación que permitirán alimentar los debates de estos grupos y contribuirán a conseguir una mayor representatividad de las opiniones.
  • Elaborar un documento marco que defina las características del proceso, este documento será la "memoria" de participación que debe acompañar a todo proceso o iniciativa, un documento breve y concreto en el que se detallen las cuestiones que figuran a continuación.

    • Propuesta metodológica para el proceso, el CÓMO se llevará a cabo.
    • Definir objetivos, qué buscamos con el proceso de participación.
    • Poner límites. No podemos debatir sobre todo, debemos dejar claro el terreno de juego en el que nos movemos, las limitaciones que hay y hasta donde estamos dispuestos a abrir la participación.
    • Poner un tiempo para la participación. Vinculado al objetivo, el periodo para el debate ha de tener un plazo determinado, esto nos ayudará a darle rítmo al proceso, a hacerlo más operativo y enfocado a la consecución de resultados evitando debates y reflexiones demasiado largas que causan frustración entre quienes toman parte.
    • Definir las personas y colectivos con quienes debemos trabajar, las personas más directamente interesadas o implicadas, expertas/os, ciudadanía, etc. y sus roles en el proceso, qué papel van a tener (quienes aportan visión representativa, quienes cualificada, etc)
    • Identificar los recursos necesarios y proveer al proceso de ellos.
    • Identificar los liderazgos del proceso, quienes tienen la capacidad de tomar decisiones de carácter estratégico y deben mostrar un compromiso claro con el trabajo. Además se identificarán las personas con perfil técnico que acompañarán el proyecto y ayudarán en el seguimiento del mismo.
    • Es importante tener en cuenta aquello que ya existe. Si contamos con algún órgano (consejo consultivo, foro, etc) debe ser uno de los canales principales del proceso, aunque no necesariamente el único.
    • En todo proceso que se ponga en marcha se debe hacer el ejercicio de pensar la mejor forma de incorporar nuevas voces, nuevos perfiles que nos den una visión diferente de la que ya tenemos incluso si contamos con algún órgano de participación de carácter consultivo.
    • Además, a la hora de hacer la propuesta metodológica en la "memoria de participación" se deberá adecuar esta metodología de participación a:
      • Las personas con las que trabajamos
      • Tiempo/plazos
      • Recursos disponibles
      • Objetivos
  • Son los "otros" soportes con los que podemos contar a la hora de impulsar un proceso participativo. Los espacios de participación no son una metodología (un taller o dinámica de grupo), ni un órgano (no están regulados por reglamento propio), entre ellos hablamos de:

    • Herramientas de participación on-line. Espacio web de la Diputación Foral para recoger propuestas y publicar encuestas y cuestionarios.
    • Exposiciones públicas, en multitud de proyectos e iniciativas contamos con la posibilidad de realizar (en ocasiones es obligatorio por ley) exposiciones públicas. Estos espacios son una oportunidad para canalizar la participación ciudadana de multiples formas.
    • Otros espacios de apoyo que son las mesas o grupos de trabajo de carácter no formal (no regulados mediante reglamento) con los que contemos habitualmente o que nos interese crear.
    • Diferenciar los roles de cada uno de los perfiles que hemos determinado en la "memoria de participación".
    • Tangibilizar los resultados esperados (y logrados al final), esto ayudará a motivar a las personas que participen en el proceso ya que verán que participar "sirve para algo".
    • "Buscar" a quienes habitualmente no participan y de quienes queremos obtener aportaciones. Si queremos nuevas voces, debemos ir a buscarlas.
    • Adecuar el lenguaje y la metodología, si queremos opiniones de perfiles diversos ya que habitualmente ofrecemos los mismos tipos de canales de participación a perfiles muy diversos.