Vale la pena ser feliz

Discapacidad

Cientos de personas celebran el Día del Daño Cerebral Adquirido en la explanada del Museo Guggenheim con un amplio programa de actividades y bajo el lema ‘Una vida salvada merece ser vivida’.

Un mucho de ritmo para mover las caderas con la percusión del grupo Sokole o una ráfaga de del viento fresco que esparce el águila Harris cuando despliega sus imponentes alas. Solo eso es mucho para llenar la explanada del Guggenheim de sonrisas, el emoticono de la vida y la felicidad. Vale la pena serlo. Es lo que querían contar hoy a toda Bizkaia las decenas de personas que han participado en el Día del Daño Cerebral Adquirido (DCA) que ha organizado la Diputación Foral junto con la Asociación de Daño Cerebral Adquirido (ATECE).

El lema ‘Una vida salvada merece ser vivida’ resume el compromiso de la Diputación con las personas de Bizkaia y su apoyo para que todas, sin excepción, pueden hacer realidad sus proyectos de vida. 

En el caso concreto de daño cerebral adquirido, cuyas principales causas son los ictus y el traumatismo craneoencefálico surgidos en accidentes de tráfico, laborales o deportivos, Bizkaia cuenta con cuenta con 2 centros específicos para la atención de estas personas. Bekoetxe (Bilbao) y Lurgorri (Gernika) son centros de día en los que se ofrece atención personalizada y servicios de logopedia, neuropsicología y fisioterapia. Ambos centros suman 69 plazas y desde su puesta en marcha (Bekoetxe en 2002 y Lurgorri en 2008) han recibido a 180 personas. 66 de ellas han vuelto a trabajar y han hecho realidad su proyecto de vida.

Más información

Bizkaia cuenta con dos centros para la atención de personas con daño cerebral adquirido.