Pleno de política general

28 DE septiembre DE 2016

Política general

2017 será el año más importante de la última década para Bizkaia

28 de septiembre de 2016.

Hace casi 15 meses que juré en estas Juntas Generales mi cargo como diputado general de Bizkaia. Empiezo mi balance con una referencia al hecho político más reciente, las elecciones vascas. Las urnas han dictaminado que Bizkaia es un territorio plural y que confía de forma mayoritaria en los partidos que sustentan este Gobierno. El PNV ha obtenido casi tantos votos como los tres siguientes partidos juntos. Y PNV y PSE representan juntos el 53,84 % de los votos.

Bizkaia, a mi juicio, ha votado por la estabilidad, por la cercanía, por la seguridad, por el acuerdo. Ha avalado un modelo político, una forma de hacer las cosas y los valores que representa este Gobierno. Somos un Gobierno estable, trabajador, cercano y humilde. Un gobierno que toma decisiones y afronta nuevos retos. ¿Por qué? Porque es lo que quieren los hombres y mujeres de Bizkaia. Si no, habrían votado diferente.

Completo este mínimo marco sociológico con los primeros datos que nos llegan del Neurbi, el sondeo anual que pondremos a disposición de estas Juntas Generales en breve. Ocho de cada diez encuestados consideran que en Bizkaia se vive bien o muy bien (solo el 1,09 % cree que se vive mal o muy mal). La valoración de la situación personal se sitúa en el valor más alto de la última década, con un 6,04. Y, por último, el dato más importante para mí: el 84,4 % de los vizcaínos se consideran personas felices. Quiero pensar que algo tendrán que ver este entorno, esta forma de vida y este arrope institucional en esa sensación de felicidad.

Políticamente y socialmente así está Bizkaia hoy: estable, en positivo. Entiendo que el balance es un ámbito abierto a la subjetividad, pero aporto datos objetivos, datos sobre el cumplimiento de la estrategia Bizkaia Goazen 2030, nuestra hoja de ruta hacia una Bizkaia mejor. La primera autoevaluación nos deja el siguiente resumen: 73 % de las acciones en ejecución; 6 % finalizadas; 18 % en diseño; y 3 % sin comenzar o aplazadas. Considero que son datos elocuentes que confirman dos aspectos fundamentales para mí: que este Gobierno trabaja a pleno rendimiento y que este Gobierno hace lo que dice.

Todas esas acciones se alinean en cuatro ejes estratégicos que día a día llenamos de contenido.

Primer eje, Bizkaia con actividad económica y empleo de calidad.

Este eje es nuestra prioridad. La terca realidad es que no hay milagros ni varitas mágicas, solo trabajo duro para generar actividad y puestos de trabajo. Nuestras fortalezas pasan por ofrecer soluciones rápidas a cada necesidad y por trabajar juntos con el resto de agentes e instituciones. Cercanía y colaboración. Este modelo funciona y aporto algunos ejemplos que lo corroboran.

La multinacional ASK Chemicals ha apostado por trasladarse a Bizkaia y aquí invertirá 10 millones de euros y creará un centenar de puestos de trabajo. Este proyecto que se suma a los de Lointek, PCB, Almston o ThyssenKrupp: cerca de 400 nuevos puestos de trabajo industriales para Bizkaia. En definitiva, más actividad económica y más empleo para Bizkaia.  Me atrevo a decir que en breve la lista crecerá.

Con idéntico objetivo hemos activado el Energy Intelligence Center, el EIC, una apuesta estratégica de futuro para posicionarnos como polo de competencia internacional en la energía. En cinco meses hemos firmado dos acuerdos tractores de enorme recorrido. El primero, con Petronor-Repsol, para crear una Unidad de Movilidad Sostenible y desarrollar un motor de combustión altamente eficiente. El segundo, con Arteche, Ingeteam y Ormazabal, para el desarrollo de una microrred eléctrica inteligente. Hemos conseguido que empresas competidoras entre sí firmen una apuesta común. Actualmente exploramos nuevas iniciativas en oil&gas y energías renovables. Tiempo al tiempo.

Esta Diputación mantiene su apuesta por una Bizkaia industrial y nos implicamos para ayudar a empresas en dificultades, como la ACB. Reabrir la Acería Compacta de Bizkaia ha sido un primer paso imprescindible para el futuro de la planta de Sestao pero insuficiente. Esta Diputación quiere recuperar plenamente la capacidad de producción y de empleo de la acería. Y para eso necesitamos un plan industrial ambicioso. Esta Diputación no se resigna a que la ACB penda de un hilo.

Confieso aquí mi impotencia por no haber podido hacer cambiar de opinión a la dirección de Eaton con el ERE. No es consuelo, pero lo hemos intentado todo, incluso cuando ya poco era posible. Gracias a una iniciativa del departamento de Empleo, Inclusión e Igualdad y la Federación Vizcaína de Empresas del Metal, hasta 83 trabajadores de Eaton, de Arcelor y otras empresas podrán ser recolocados en la industria naval y del metal, industrias que necesitan mano de obra experimentada. Entre Diputación y la Federación vamos a colaborar en formar y reciclar a esos trabajadores hacia esas industrias.

El empleo nos mueve. El pasado sábado se celebraron las primeras pruebas de la Oferta Pública de Empleo: 195 plazas en este primer año de Gobierno. Las tres primeras lanzaderas de empleo han finalizado con una tasa de inserción laboral media del 62,67 %. En este primer año de legislatura hemos puesto en marcha 18 iniciativas de apoyo a emprendedores y empresas. Hemos apoyado 188 nuevas ideas de negocio innovadoras. Hemos respaldado a 194 empresas para innovar en producto, en procesos o en tecnología.  Hemos diseñado un nuevo plan de apoyo a las pequeñas empresas para empujar 50 proyectos. Hemos creado el programa 3i, de apoyo a la innovación, la internacionalización y la inversión: doce proyectos en 2016 que van a crear 225 empleos. Y no solo eso: esperamos que la facturación agregada de estas 12 empresas pase de 170 millones de euros a 257 millones en 2018.

También hemos apoyado a 235 autónomos y a 86 empresas para financiar el tipo de interés de sus préstamos y la realización de inversiones. Hemos activado programas de autoempleo y emprendimiento; programas de inserción laboral para colectivos con problemas: jóvenes menores de 30 años, mayores de 45 años, desempleados de larga duración y personas en situación de exclusión social. Tenemos en marcha planes de reactivación comarcal. Hemos apoyado al comercio de Bizkaia con Bonoredekor, Bonodenda y Bonokultura, actividades estas y otras en las que han participado más de 5.000 comercios de Bizkaia. Hemos apoyado más de 129 proyectos de empresas para llegar a nuevos mercados exteriores. Y asesoramos a 400 empresas en internacionalización.

En total, casi 36 millones de euros para ayudas a la actividad económica y el empleo en estos nuevos programas e ideas. Casi 36 millones para dinamizar la economía y las empresas. Nuestro compromiso con la actividad económica y el empleo es real, es un compromiso que se ha convertido en acción.

Pero somos inconformistas porque necesitamos más. Todavía tenemos 80.874 personas sin trabajo según los datos de Lanbide. Sé que todas esas personas paradas no esperan palabras de ánimo de este diputado. Esperan acciones, oportunidades, y a eso estamos en este Gobierno. No tenemos varitas mágicas, pero sí ideas, iniciativas e ilusión, mucha ilusión, para un futuro mejor.

Toda esta labor empieza a dejar destellos de esperanza. Hay casi 16.275 parados menos que hace tres años. El Producto Interior Bruto acumula dos años de crecimiento sostenido. El Índice de Producción Industrial ha recuperado más de 10 puntos en los últimos tres años. El sector industrial tiene un peso determinante en la economía vizcaína, generando el 24% del valor añadido bruto y el 16% del empleo. La evolución de altas y bajas de establecimientos empresariales registra cifras positivas por primera vez en los últimos seis años. Es verdad que ratios positivos en otras épocas han empeorado, como el de exportaciones, el gasto en actividades de I+D, o la tasa de actividad emprendedora. Esto es la realidad. Cosas buenas y cosas menos buenas. Paso a nuestro segundo eje estratégico.

Garantizar la cohesión social y territorial y la igualdad de oportunidades.

Empiezo por las personas, la gran razón de ser de este Gobierno. 531.302.306 euros en inversión social en este primer año. La inversión social por habitante ha pasado de 264 euros en 1999 a 1.064 euros en 2014. Estamos comprometidos con las personas y especialmente con quienes más lo necesitan. Hemos atendido a 941 menores y facilitado el acogimiento familiar de 317 menores tutelados. Ya están operativas las 123 plazas públicas de la nueva residencia y centro de día de Zorrotza. Está en marcha el programa Hábitat Bizkaia, que proporciona vivienda a personas sin hogar con problemáticas graves. Hemos abierto un piso para personas con discapacidad en Usansolo, otro piso en Fruiz para niños con autismo, un centro de día para menores con autismo en Garamendi, en Bilbao, y un centro de día de fin de semana en Zamudio para el respiro de las personas cuidadoras.

El programa para atender a dependientes y a sus cuidadores superará este ejercicio al 85 % de la población de Bizkaia. Hemos reactivado el Consejo de Personas Mayores y estamos implicando a los municipios en crear entornos para todas las edades. Hemos completado el despliegue de las prestaciones contempladas en la Ley de Dependencia. Hemos impulsado una campaña de sensibilización contra la violencia machista. Y en otoño entrará en marcha un programa de atención a hijos e hijas de víctimas de violencia machista. Aprovecho la ocasión para enviar un abrazo muy fuerte, muy muy fuerte, a todas las mujeres que sufren esta lacra. Ánimo. No estáis solas.

Estamos esforzándonos por aumentar la visibilidad de las mujeres en todos los ámbitos: desde el propio consejo de Gobierno, donde mis compañeras son mayoría, hasta el deporte. Trabajamos para que todas tengan/tengamos las mismas oportunidades en lo social y en lo territorial.

Mantengo que no son tiempos de grandes obras. Pero dije que íbamos a terminar las obras ya iniciadas y en esto también cumplimos. El 8 de agosto levantó la barrera la Gerediaga-Elorrio y se ha convertido ya en un aliado de Durangaldea que facilita los desplazamientos y mejora la calidad de vida. Esta autovía ha sacado 12.200 vehículos y 1.800 camiones de los cascos urbanos de Matiena, Abadiño, Atxondo, Iurreta, Durango y Elorrio.

No es tiempo de grandes obras, pero sí de obras cercanas, como las 19 actuaciones que recoge el Plan Bidesarea: 51,5 millones de euros hasta 2017 con obras en todas las comarcas, en Durango, Derio, Zalla, Morga, Muskiz, Usansolo, Bilbao… Obras que mejoran la seguridad, activan la inversión pública y, por tanto, activan la economía.

Medioambientalmente somos un territorio verde y amable. Bizkaia ha disfrutado de una calidad de aire óptima el 99,67% de los días. Respecto al agua de consumo, disfrutamos de un suministro que el 98 % de los usuarios califica de satisfactorio. En agricultura trabajamos un plan de modernización informática, en un plan integral agroalimentario para Bizkaia y en un análisis de los mercados agrícolas. Debemos proteger el circuito corto en la venta y comercialización de nuestros productos. En ganadería destaco el nuevo decreto para regular las idi probak y el dopaje.

Mención especial requiere el esfuerzo de esta Diputación con las playas: hemos invertido 5,4 millones de euros en garantizar el disfrute de nuestros arenales. Tenemos unos servicios que nos sitúan muy por encima de otras comunidades: 154 socorristas titulados, 31 hondartzainas, 334 duchas, 58 fuentes, 725 papeleras y bidones, 47 lavapiés y casi dos kilómetros de pasarelas de madera.

Solo este último año hemos invertido un millón de euros en implementar el quinto contenedor en los municipios de Bizkaia. Y promoveremos campañas de sensibilización para mejorar más y más la recogida selectiva de residuos.

Cuidamos y utilizamos el euskera. Mejor, lo cuidamos utilizándolo. Este año, gracias a la Diputación Foral de Bizkaia, 1.103 personas han recibido nuestra ayuda económica para aprender euskera. 1.103 personas a las que no les ha costado estudiar nuestro idioma. Un matiz importante: les ha costado su esfuerzo, que alabo y aplaudo. Una iniciativa, por cierto, que ha tenido gran acogida en los euskaltegis y que ha gustado mucho en otros territorios.

Destaco también el importante hallazgo prehistórico en la cueva de Atxurra, que eleva notablemente el nivel de nuestro patrimonio histórico. Precisamente el territorio acogerá en unos días las jornadas europeas del patrimonio. Podemos ser un referente en este ámbito.

Por último, defiendo que podemos seguir estando orgullosos del sistema de transporte público que tenemos. Con un Bizkaibus con más líneas, más cercano y cada vez más moderno, al que también han subido el wifi y los cargadores de móvil. Con un metro que sigue colmando las expectativas de sus viajeros veinte años después. Aspiramos a más: Bizkaia sigue con su tarea de vertebrar con más rigor el territorio, tanto por carretera como por ferrocarril.

Bizkaia moderna, cercana y responsable

Hemos empezado esta tarea por nuestra propia casa. Primero, con una fusión de departamentos tan complicada en lo interno como ejemplar en lo externo. Segundo, con un compromiso de hacer público y por escrito qué vamos a hacer, cuándo, y cuánto va a costar. Y, además, evaluando también con luz y taquígrafos cómo van esas acciones: qué se hace, qué no, y por qué. Todo esto es la estrategia Bizkaia Goazen 2030, un cambio espectacular en la relación con las personas y que implementaremos todavía más este próximo año.

Un cambio que nace de una convicción: una política al servicio de las personas, más humana, más cercana y más responsable. Queremos un modelo de gestión y de relación ciudadana de vanguardia. Un modelo moderno y cercano con las personas y con los ayuntamientos. La Ley Municipal ha fijado las competencias de cada uno y los ayuntamientos son mayores de edad. Salvo en situaciones financieras extremas, no necesitan tutela. Caminan por sí mismos.

Claro que hay espacio para la autocrítica. Espacio imprescindible. Es verdad, no hemos estado finos con el proceso digital de revisión catastral. Hemos fallado en la comunicación de qué queríamos hacer, que va mucho más allá de informar sobre cuánto hay que pagar por el catastro. Al que anda le pasa. Nosotros somos personas normales a quienes les pasan las mismas cosas que al resto de personas. Y metemos la pata. Claro que metemos la pata. Como todos. De todas formas hemos tomado buena nota para próximas iniciativas.

Les decía que lo mejor está por llegar, pero de momento ya hemos dado pasos: hemos aprobado una Norma Foral de Transparencia y entidades independientes nos han calificado como la diputación más transparente del Estado.

Dentro de esa Bizkaia responsable también incluyo la lucha contra el fraude. Esta Diputación tiene una cruzada contra el fraude y tenemos a 914 personas dedicadas a esta tarea. El fraude no es solo responsabilidad de los 107 inspectores o subinspectores del Servicio de Inspección; liquidadores, recaudadores y demás profesionales de los servicios de Gestión y Recaudación también persiguen el fraude. Por ejemplo cruzando 80 millones de datos todos los años entre las diferentes haciendas.

Los resultados de esa cruzada hablan claro: la Hacienda Foral de Bizkaia ha destapado unos 500 millones anuales de fraude en los últimos ejercicios.  Entre 2010 y 2015 hemos denunciado ante el ministerio fiscal 134 presuntos delitos y otros tantos presuntos delitos de falsedad documental y alzamiento de bienes relacionados con 114 personas y 135 millones de euros. Este viernes, 30 de setiembre, publicaremos el listado de grandes de deudores con la Hacienda de Bizkaia. Y este próximo año pondremos una campaña de inspección contra el fraude social. Tolerancia cero también contra quien robe dinero para ayudar a quienes lo necesitan.

Termino esta primera parte de balance con el cuarto y último eje.

Una Bizkaia conectada al mundo y a las oportunidades globales.

Una conexión centrada en conseguir actividad económica y empleo. Volvemos, por tanto, a donde empezamos. Abrimos y cerramos el círculo en la actividad económica y el empleo. Muy a mi pesar, ha sido un año de maleta. Digo a mi pesar porque no me gustan los viajes ni los aviones. Tocaba viajar a zonas que entendemos de oportunidad para nuestro tejido empresarial por compartir intereses y retos. Zonas en las que nuestra diáspora nos facilita mucho la llegada.

Por eso hemos estado en Chile, en Boise y en varios estados de Estados Unidos como Maryland o Washington. Hemos vuelto con los deberes hechos. En Chile ayudamos a lograr una inversión de 10 millones de euros para una eléctrica vizcaína. En Boise hemos logrado un grado de confianza muy alto que augura futuras alianzas. Y en Washington, en el Smithsonian Folklife Festival, hemos firmado quizá uno de los hitos más relevantes a nivel internacional de los últimos años: hemos conseguido que un pequeño país como Euskadi sea mucho más y mejor conocido; hemos contribuido a que 600.000 personas conozcan en vivo nuestra cultura, nuestra lengua y nuestras empresas en la misma capital del mundo; hemos facilitado que vean que somos un territorio con identidad, serio y de oportunidad. Hemos abierto una relación estable entre nuestras empresas y empresas norteamericanas, pero todo el esfuerzo realizado durante el festival será baldío si no insistimos en esa relación. Si no la cultivamos.

En esa necesidad de ser conocidos que tenemos es fundamental el turismo: que vengan y nos conozcan. Hemos cerrado un verano de récord en Bizkaia y hemos vuelto a reconocer la sabiduría de una lección eterna: para recoger hay que sembrar. Destaco los incrementos experimentados en aquellos mercados donde hemos realizado algún tipo de acción promocional, como el mercado finlandés, el alemán o el británico. Confío, por último, que las grabaciones de Juego de Tronos en San Juan de Gaztelugatxe y Barrika nos den a conocer todavía más.

Hasta aquí el resumen de este primer año de legislatura: un año intenso, difícil y de mucho trabajo. Un año muy complicado en lo económico. Hasta agosto hemos recaudado por tributos concertados 4.184,9 millones de euros, 65,7 millones más que en el mismo periodo de 2015. Ese 1,6 % que crece la recaudación indica que no cumpliremos el objetivo de recaudación fijado para este ejercicio.

Aunque todavía hay que esperar al comportamiento de los últimos cuatro meses, esos 4.184,9 millones están lejos de los 7.063,3 marcados. El porqué es una suma de factores. La recaudación del Impuesto sobre Sociedades cae un 24,8 %, 117,3 millones menos de recaudación (un menor ingreso de 101,2 millones y unas mayores devoluciones de 16,1 millones).

El menor ingreso se origina en un 70 % por las empresas sometidas a normativa vizcaína y un 30 % por las empresas de normativa estatal. En las empresas bajo normativa vizcaína, la bajada es imputable básicamente a dos empresas energéticas que han ingresado 103,6 millones menos que en 2015. El descenso de las empresas bajo normativa estatal está motivado por el pago a cuenta, concentrándose en empresas del sector financiero (-12 millones) y energético (-6 millones).

Al igual que sucedió en 2015, la evolución “plana” del precio de los productos energéticos (oil&gas) hace que la recaudación por IVA tampoco crezca. Añado un dato curioso pero real: este año llevamos recaudados 15 millones menos por premios de loterías.

Por tanto, primero es necesario saber cómo finalizamos el año. Todavía nos quedan variables importantes por conocer antes de sacar conclusiones. Recuerdo que fue en el último trimestre de 2015 cuando se desplomó el IVA por la caída de los precios del crudo. Este año confiamos en que el IVA mejore respecto al año anterior. El IRPF se comporta de manera positiva y sube un 5,3 % sobre 2015. El Impuesto de Sociedades de las empresas vizcaínas muestra una tendencia favorable. Y respecto a las de normativa estatal, el Estado debe hacer efectivo ya el cambio de este impuesto para cumplir los compromisos asumidos ante la Comisión Europea.

Dada esta situación, sería muy aventurado señalar la cifra exacta que podría mejorar la recaudación antes del Consejo Vasco de Finanzas. Pese a todos esos vientos favorables, sería un milagro cumplir las previsiones. Aun así, garantizo que mantendremos el gasto en inversión social, en servicios públicos y en los programas de empleo y actividad económica. En Bizkaia ni hay ni habrá recortes. Ni hay ni habrá.

Hemos gobernado pese a esta complicada coyuntura económica. Hemos resistido y hemos hecho lo mismo que cualquier familia de Bizkaia: priorizar y gastar lo que podemos asumir. Este próximo año haremos lo mismo. Nos espera un año exigente y así lo he trasladado a mi equipo. Un año tan exigente como ilusionante, eso sí.

Somos conscientes de que hemos puesto el listón alto, muy alto y que esa altura nos va a exigir mucho pico y pala. El reto nos motiva, nos llena de energía para trabajar, trabajar y trabajar.

Tenemos por delante el año más importante de esta legislatura. Para mí, estamos ante el año más importante de la última década para Bizkaia. Lo digo como lo siento: el año más importante de la última década. Estoy convencido de que será un año fundamental para el futuro del empleo, de la juventud, de las personas y del territorio.

Hemos decidido que sea un año especial por muchos motivos. Al frente de todos esos motivos hemos puesto nuestra gran esperanza. Nuestro lema de legislatura es Bizkaia Goazen. Este próximo año vamos a modificarlo. Será una modificación ligera en la forma y considerable en el fondo. Vamos a añadir una palabra más, y esa palabra es fundamental para mí. El Bizkaia Goazen se convertirá durante 2017, especialmente durante 2017, en Bizkaia Goazen Gazteak.

Este próximo año será el año de los y las jóvenes en Bizkaia, el año en que la Diputación va a volcarse en dar más oportunidades a nuestra juventud. Quiero que este 2017 marque un antes y un después y que sea un punto de inflexión en la relación entre esta Diputación y nuestros jóvenes. Apenas nos conocen, apenas saben lo que hacemos. Eso es un problema, pero también una oportunidad.

La Diputación prepara diez líneas para incrementar todavía más el apoyo y las oportunidades a su juventud.

  • Vamos a impulsar una lanzadera de empleo para jóvenes.
  • Más programas de emprendimiento.
  • Vamos a incrementar el número de prácticas y becas que ofrece la Diputación. Quiero que todos los departamentos las ofrezcan.
  • Vamos a crear la Beca Bizkaia, una gran beca para apoyar al mejor estudiante del territorio.
  • Cinco becas para cada uno de nuestros sectores estratégicos de futuro: automoción, energía, aeronáutica, economía plateada y TICs. Becas que permitan completar la formación en alguna de las mejores universidades del mundo para después volver a trabajar a Bizkaia.
  • Vamos a incrementar las oportunidades de formación en centros de referencia internacional. La posibilidad de culminar su formación en el extranjero no debe estar condicionada a sus recursos, sino a sus capacidades. Repito, queremos que cuando finalicen su formación, vuelvan y contribuyan con su trabajo a la mejora del territorio.
  • Vamos a apoyar la formación en aeronáutica, automoción y máquina herramienta. Premiaremos a los mejores ejemplos de jóvenes en formación dual.
  • Vamos a potenciar y socializar el talento artístico de nuestros creadores.
  • Trabajamos para tener un evento internacional este verano.
  • Y trabajamos ya en el estudio de la Bizkaia Gazte Txartela, una tarjeta digital que aglutine descuentos en comercio, transporte, ocio y cultura. Y que sea una ventana abierta a la información de interés de los jóvenes.

Este compromiso con la juventud no impedirá que sigamos volcados en nuestros cuatro ejes estratégicos. El más importante, el prioritario, la generación de actividad económica y empleo, empleo de calidad.

Estamos ante un año clave en lo económico. Recientemente encontré una cita de Keynes que creo refleja nuestra personalidad económica e industrial. Decía Keynes, y lo decía hace casi un siglo ya: Lo importante para un gobierno no es hacer las mismas cosas que ya hacen lo individuos, y hacerlas un poco mejor o peor, sino hacer aquellas cosas que en la actualidad no se hacen en absoluto.

Veo reflejado a mi Gobierno en esas palabras. Somos un Gobierno emprendedor, un Gobierno dispuesto a innovar, a arriesgar. No queremos conformarnos solo con ayudar a crear las condiciones para que el sector privado haga el resto. Vamos a innovar y arriesgar en promover nuevos mercados, en vislumbrar nuevos horizontes. Elcano y otros exploradores vascos intuyeron que más allá del horizonte había algo. Nosotros también creemos que tras esa línea hay nuevas oportunidades para Bizkaia. Y como lo creemos firmemente, hemos puesto proa hacia esas oportunidades

Las apuestas siempre tienen riesgo, un riesgo que estamos dispuestos a asumir. La innovación camina de la mano del fracaso; son inseparables, como el sol y la sombra. El único fracaso sería no intentarlo. Podremos equivocarnos, pero no fracasaremos. No fracasaremos porque vamos a intentarlo. Vamos a intentarlo con toda nuestra fuerza. Estamos dispuestos a abrir camino al tejido industrial. Me refiero a dos estrategias clave para el empleo y la actividad, para el futuro de Bizkaia, que compartiremos en los próximos meses.

La primera es la estrategia para crear un hub financiero en Bizkaia. Se trata de un ambicioso plan con ejes de trabajo muy concretos. Estoy convencido de que Bizkaia tiene un sitio propio y diferenciado en la oferta económica global y estoy dispuesto a trabajar por ponerlo en valor y por darlo a conocer. Tan dispuesto que antes de final de año enviaremos al Órgano de Coordinación Tributaria una propuesta de medidas fiscales para impulsar nuevos instrumentos financieros al servicio del tejido productivo.

El primero, un fondo de Innovación. Esta Diputación apuesta de verdad por la innovación y lo hace con un fondo que quiere catapultar la innovación para mejorar en producto y en resultados. Queremos evitar que ningún proyecto innovador bueno para este país se quede en el cajón por falta de financiación óptima. Hablo de activar un fondo que permita financiar hasta 600.000 euros y con un tipo de interés que ronde el 2%.

Quiero que ese fondo lo financiemos entre todos y todas. Ciudadanos de aquí para las pymes de aquí. Que todos tengamos la oportunidad de invertir en nuestro país, en nuestro futuro. Me refiero a una inversión segura y con una deducción fiscal del 15%, al estilo de las cuentas de ahorro vivienda. Una inversión garantizada, sin riesgo de pérdida y comercializada por las entidades financieras. Una opción para todo pequeño ahorrador que esté dispuesto a apostar por la innovación de las pymes vascas con total seguridad. Una opción también para las personas mayores de 50 años que tienen topada su EPSV y cuya alternativa es dejar su dinero en el banco. Y una alternativa para personas con patrimonios importantes, porque la cantidad que inviertan en este fondo tendrá desgravaciones fiscales en sus tributos.

¿Cuáles son las ventajas para nuestras empresas? Sobre todo agilidad y un interés competitivo y un tipo fijo independiente de los cambios en los mercados. Hago un llamamiento a los grupos junteros para que apuesten por la innovación de nuestras pymes y de nuestro país y, en coherencia, apoyen dichas modificaciones. Confío en que el fondo esté operativo en los primeros meses de 2017. Entre otras muchas virtudes, la innovación puede traer más empleo, y empleo de calidad, para jóvenes bien formados, como los nuestros.

Estoy muy ilusionado con esta estrategia y lo que más me motiva es que haya ilusionado a las personas de referencia con quienes la hemos contrastado. Tenemos un plan para hacer más fuerte la economía de Bizkaia, para convertirla en un referente de nicho europeo. ¿Cuál es nuestro nicho? Las pymes. Desde la humildad me atrevería a decir que nadie sabe más de pymes que los vascos. Unamos pues esa experiencia con un entorno financiero a medida para este sector industrial, un entorno que sea referencial en el Estado y en Europa. Un plan que, una vez más, caminará de la mano de la colaboración público privada. Juntos somos más fuertes.

La segunda gran estrategia que ultimamos también pretende generar actividad económica y empleo. Esta Diputación trabaja para fomentar un nuevo sector industrial de actividad económica en torno a la llamada economía plateada, toda esa realidad de personas mayores de 65 años.

La demografía ya nos ha dibujado el futuro. Las proyecciones para la próxima década auguran una disminución de la población vizcaína de 52.000 personas (un 4,6 % menos) y auguran una clara tendencia al envejecimiento. Mientras la población laboralmente más activa disminuirá en seis puntos, la población mayor de 65 años crecerá cinco puntos y tendrá una esperanza de vida mayor que ahora.

Este es el presente que tendremos en unos pocos años. Hasta ahora hemos asociado esa realidad al gasto, al gasto social y sanitario que lleva aparejado; un gasto público cercano a los 1.500 millones de euros solo en Bizkaia. Nuestra intención es intentar generar una oportunidad de esa realidad, provocar un nuevo sector industrial que dé respuesta a las necesidades que conllevará esa nueva Bizkaia: productos y servicios que ahora importamos y que en unos años espero hagamos aquí.

Si habláramos de un negocio, hablaríamos de un negocio que cada vez tendrá más y más clientes. Creo que la oportunidad es evidente y también tenemos un plan para intentar aprovecharla. Un plan con un diagnóstico,  con una idea clara para avanzar y que implica la colaboración público privada. Ahora mismo estamos en fase de contraste con agentes locales e internacionales. Nuestra idea es que empresas consolidadas de Bizkaia tengan una oportunidad de diversificar y afrontar nuevos mercados con productos innovadores que en ese futuro cada vez serán más necesarios. Que lo hagan con la base de su propia experiencia, el valor añadido de la investigación y el talento, y el empuje de esta Diputación.

Les avanzo, por último, que esta Diputación aprobará también cuanto antes unas nuevas cláusulas sociales de contratación. El Estado recurrió las anteriores, aprobadas por el Consejo de Gobierno el 29 de noviembre de 2013. Les recuerdo que fueron aplicadas hasta ser anuladas por el Abogado del Estado. En esto tampoco bajamos los brazos. Partimos del convencimiento de que la contratación pública es relevante para muchas personas y empresas, de que somos competentes para dictarlas, y del convencimiento de que son una demanda ciudadana. Vamos a potenciar una estrategia de contratación pública responsable, que recoja criterios sociales.

Nuestra pretensión es lograr cuatro objetivos principales: primero, evitar o limitar el empeoramiento de las condiciones de trabajo que pudieran producirse en los empleados de las empresas contratistas; segundo, incluir criterios sociales para la inserción de personas en situación de exclusión social o discapacidad, promocionar la calidad del empleo y el comercio justo, la igualdad efectiva entre mujeres y hombres, y la conciliación familiar; tercero, potenciar la participación de las pymes en la contratación pública; y, cuarto, dar ejemplo. Está sí es nuestra responsabilidad, no así alterar o incumplir contratos firmados entre partes a costa de la Diputación, a costa de todos los vizcaínos y vizcaínas.

En el ámbito social manejamos tres grandes hitos para 2017: la implantación de la nueva cartera de servicios sociales, el estatuto del cuidador y el nuevo modelo de concertación de residencias. Esta Diputación cree en la capacidad de las personas para dirigir sus proyectos de vida y en su capacidad para decidir dónde y de qué forma quieren ser atendidas. Tenemos una red amplia y territorialmente equilibrada: más de 10.000 plazas residenciales en casi 150 centros.

Nuestro compromiso es transformar la red de centros en una red avanzada y centrada en la persona. Este nuevo modelo residencial que planteamos introducirá un nuevo tipo de plazas para perfiles de alta complejidad de cuidados. También mayor número de plazas, unas 250 concertadas y 112 públicas más, y un nuevo concepto: garantizar el servicio, sí, pero también la libertad de elección de las personas. La persona es el centro de todo, también de la decisión.

¿Cómo lo haremos? Mediante un contrato al que se invitará a todas las residencias autorizadas del territorio a que ofrezcan plazas para su ocupación por esta Diputación a un precio determinado. La persona a quien se ha reconocido el derecho a una residencia elegirá el centro y la Diputación pagará la plaza directamente al centro.

Nuestra intención es implantar este modelo en 2017, un modelo inspirado en la experiencia de los países nórdicos. Bizkaia será pionera en el Estado. Las personas dependientes de Bizkaia elegirán el centro al que quieran acudir y la Diputación pagará la plaza. La persona decide.

Aludo ahora a la cartera de servicios sociales. Tanto este Decreto de Cartera como la Ley de Servicios Sociales de Euskadi han contado con amplios consensos políticos e institucionales. Son el punto de acuerdo que marca la dirección de los Servicios Sociales,  también en Bizkaia. Tenemos claro el rumbo, lo que tendremos que modular, en un ejercicio de realismo, es la velocidad de avance. Subrayo que más del 90 % de ese camino está recorrido; no estamos a cota cero, el edificio de los Servicios Sociales de Bizkaia es sólido y acoge a quienes más lo necesitan. Construimos, por tanto, sobre una realidad que ya sirve a las personas más vulnerables de Bizkaia.

En esta realidad me preocupa especialmente un colectivo: las personas que cuidan a otras personas. Quiero cuidar al cuidador, una figura imprescindible con poca o nula visibilidad y reconocimiento. Aporto algunos datos que ilustran su importancia. Algunos informes cifran que el cuidado informal puede representar algo más del 4 % del PIB y una cifra próxima al 8 % del empleo de las economías desarrolladas.

Convertir el cuidado en una cuestión de equidad requiere poner a estas personas en valor a los ojos de la sociedad y avanzar hacia un estatus concreto. Nos hemos marcado como reto abordar esta cuestión y entre las cuestiones a dilucidar estarán algunas de las que cito: promover el reconocimiento administrativo y legal de los cuidados informales, estudiar fórmulas para compensar las aportaciones a sistemas de previsión, desarrollar un servicio integral de información y apoyo a las personas cuidadoras, impulsar su formación y readaptación profesional, promover la seguridad y ergonomía de las labores de cuidado, garantizar el descanso periódico de las personas cuidadoras e impulsar la igualdad de género y el reparto equitativo de las tareas del cuidado.

Me van a permitir socializar algo que nos atañe a todos: exigir a la Seguridad Social el reconocimiento efectivo de estas personas que trabajan cuidando a otras personas dependientes.

Nos espera un año intenso. Desde el mismo 1 de enero, porque ese día entrará en funcionamiento el nuevo sistema integral de tarifas para AP-8, Supersur y túneles de Artxanda. Un sistema que beneficiará a toda la ciudadanía, que posibilitará la sostenibilidad económico, financiera y medioambiental, y que contribuirá al equilibrio territorial. Había un problema y hemos dado una solución.

Sigo sobre el asfalto porque el 17 también será un año crucial para el futuro de las carreteras. Fruto del consenso, abordaremos el debate sobre el plan director de carreteras para las próximas décadas.

Camino hacia esa Bizkaia moderna, cercana y responsable daremos pasos firmes. En breve compartiremos con estas Juntas Generales y con toda la ciudadanía nuestra estrategia de Gobierno Abierto. Si los principales gobiernos del mundo se aferran a esa línea, Bizkaia no puede ser menos. Es un concepto que, a nuestro juicio, amplia y mejora otros que, por sí solos, quizá empiezan a languidecer como transparencia o participación. Gobierno Abierto también es eso, pero va mucho más allá.

Primero, recoger información y analizar cómo está Bizkaia a través de herramientas participativas y de investigación social. Segundo, contar lo que hacemos de manera comprensible y transparente, ofreciendo información pública, accesible y veraz. Tercero, fomentar la cercanía y la escucha activa a través de la participación ciudadana en el seguimiento y evaluación de proyectos, tanto a través de espacios presenciales como on-line. Cuarto, trabajar en red y de manera colaborativa con la sociedad civil. Y, por último, evaluar lo que hacemos y asumir responsabilidades de nuestra gestión mediante la rendición de cuentas.

Les adelanto que entre noviembre de este año y abril del 17 mantendré diez encuentros con la ciudadanía en diez comarcas de Bizkaia para rendir cuentas, para contar lo que estamos haciendo y lo que no estamos haciendo, y para tomar buena nota de lo que quieran decirnos los ciudadanos.

El primero será el 10 de noviembre en el palacio de la Diputación. Abriremos las puertas a un centenar de personas y hablaremos de todo. El diálogo es básico; quizá lo moderno sea algo tan viejo como escuchar al otro, pero escucharle de verdad, con voluntad transformadora. Bizkaia la hacemos entre todos y aquí todos somos válidos.

Vamos a llevar la Diputación a las comarcas, vamos a acercarla a los ciudadanos, con la primera oficina piloto de atención integral fuera de Bilbao. Ya no hará falta desplazarse a la capital para tramitar con la Diputación. Durango y toda la comarca contarán los servicios y gestiones del Departamento de Hacienda y Finanzas; Sostenibilidad y Medio Natural; Desarrollo Económico y Territorial; Empleo Inserción e Igualdad; Transportes, Movilidad y Cohesión del Territorio; y Laguntza, servicio de atención ciudadana. Una Diputación completa al servicio de la comarca. Si la experiencia de Durango es satisfactoria, después vendrán más.

Destaco a continuación tres actuaciones tremendamente especiales, tres apuestas por el territorio y por su impacto internacional. La primera es la puesta en marcha de la Línea 3 del Metro en el primer trimestre de 2017. Esta línea dará servicio directo a 70.000 hombres y mujeres de esta zona de Bilbao y por ella se moverán 10 millones de personas al año. No solo de Bilbao, porque también contribuirá a mejorar y ordenar las conexiones del Txorierri, Durango, Amorebieta, Gernika o Bermeo.

Esta Diputación está comprometida con el Metro. Hemos invertido 1.320 millones desde 1988, casi un millón por habitante de Bizkaia. Y comprometidos estamos también con la Autoridad de la Movilidad de Bizkaia, un órgano que ayudará a mejorar el transporte desde la colaboración y la coordinación.

La segunda es la colaboración total de esta Diputación con los veinte años del Guggenheim. Seguimos creyendo en la vitalidad del museo como agente transformador del territorio, de todo el territorio. Esta Diputación se entregó con el Guggenheim desde el minuto uno, pagamos la mitad del museo y ahora es justo agradecerle todo lo que ha hecho por Bizkaia y por Euskadi. Queremos que estos veinte años tengan un brillo especial y trabajamos con la dirección del museo en acciones compartidas que realcen todavía más estos primeros 20 años del Guggenheim. Esta efemérides tiene que ser una oportunidad de relanzamiento para el museo y para Bizkaia.

La otra actuación a la que me refería es San Juan de Gaztelugatxe. El departamento de Sostenibilidad y Medio Natural reservará una partida en los próximos presupuestos a la redacción de un proyecto integral para San Juan de Gaztelugatxe. Hablo de mucho más que de un plan de obras de mejora: un plan integral que aborde su gestión, los posibles retornos económicos, la dinamización de la zona, la protección medioambiental, su potencial turístico… Es decir, todo. Y todo en clave de medio-largo plazo. Si San Juan es importante para Bizkaia hay que ser coherente y hacer un planteamiento sostenible, serio y de futuro. Un planteamiento compartido, y compartido en todos los sentidos, con los municipios y agentes de la zona. Nuestra responsabilidad es poner una propuesta encima de la mesa y confío que la presentemos allá por primavera o primeras semanas del próximo verano.

Estos son nuestros principales compromisos para este segundo año de legislatura. Entenderán ahora por qué les hablaba de ilusión. Por qué creo que este 2017 será uno de los años más importantes de la historia de Bizkaia. Nuestra única misión como Gobierno es trabajar por una Bizkaia mejor. Creo, de corazón, que todos estos proyectos son buenos para Bizkaia, buenos para los hombres y mujeres que vivimos aquí, y buenos para las próximas generaciones.

Desde esa convicción les tiendo la mano para intentar mejorarlos todavía más. Quizá tengan ya escritas en sus intervenciones palabras como autocomplacencia, incapacidad, discurso vacío, más de lo mismo… Eso es lo que recomienda el manual de la vieja política: al Gobierno, leña; él sabrá por qué.

Dejen ese manual. Atrévanse. Piensen en Bizkaia, no en sus estrategias. Sean valientes y estoy seguro de que la gente se lo agradecerá. Estamos ante uno de los años más importantes de la historia reciente de Bizkaia: un año dedicado a nuestra juventud, repleto de proyectos e ideas transformadoras, con un Gobierno fuerte y unido, motivado e ilusionado, y respaldo por un equipo humano y profesional impresionante.

Les doy las gracias a todos: al equipo foral, por su implicación y su dedicación total. A todos ustedes por haberme escuchado hoy con respeto y educación. Solo me queda decirles una cosa: me siento un privilegiado por estar donde estoy en un momento como este.