angle-left Discurso del Diputado General de Bizkaia en el Pleno de Política General

Pleno de Política General

24 DE septiembre DE 2018

Política general

El Nagusi Intelligence Center, el NIC, va a ser un centro de referencia mundial en el abordaje del envejecimiento

Este Pleno de Política General de Bizkaia empieza en Gipuzkoa, con un guipuzcoano y un euskaldun mundial: Eduardo Chillida. Y empieza dándole las gracias por su inspiración. Como él decía:

“Zer gara?
Egiten doguna.
Esaten doguna.
Entzuten doguna.
Edo inspiratzen deuskuna.
Hori guztia gara”.

Eduardo Chillida y su trabajo me han inspirado mucho. Una persona capaz de peinar el viento me inspira; me inspira una persona capaz de elogiar el horizonte; me inspira su facilidad para encontrar la esencia y para hacerla sencilla, comprensible. Admiro ese don de Eduardo Chillida. Lo admiro porque sé lo complicado que resulta ser sencillo y lo sencillo que resulta ser complicado.

Esa inspiración guía mi primera reflexión sobre esta Bizkaia que vivimos a 24 de setiembre de 2018. ¿Sobre qué gira Bizkaia? ¿Cuál es la esencia de este territorio? La normalidad. Bizkaia, parafraseando a Chillida, es un elogio de la normalidad. Y la normalidad a veces pasa desapercibida. Como en los coches, parece que viene de serie, pero no es así. En Euskadi lo sabemos bien; incluso hoy en día tampoco hay que mirar lejos para comprobar que la normalidad no es algo tan normal.

En Bizkaia sí. Tenemos que ser conscientes de esta normalidad que disfrutamos, porque quizás la tenemos delante y ni la vemos ni valoramos como merece. Creo fundamental ser plenamente conscientes de esta normalidad y darle su enorme valor. La normalidad no cae del cielo, no viene de serie; sí tiene mucho que ver con las acciones y las actitudes. La normalidad en Bizkaia se sustenta en tres pilares tan poderosos como los del puente de Rontegi o los del Puente Colgante: la estabilidad, la calidad de vida y una sociedad madura. ¿Qué es la normalidad para esta Diputación? Algo tan sencillo y complicado a la vez como seguir trabajando por esa normalidad. Desde la normalidad se puede afrontar cualquier horizonte; normalidad como medio, no como fin. Es el mejor mensaje que este Gobierno puede mandar a la sociedad vizcaína: la Diputación Foral de Bizkaia sigue trabajando, sigue a pie de obra, a pico y pala por Bizkaia todos los días. Hoy también, como ayer y como mañana. Normalidad. Elogio de la normalidad. Normalidad y trabajo. Sin ruido, sin broncas, sin bochornos; con aciertos y errores, claro.

Aciertos y errores que, aunque antagónicos, comparten un axioma: solo acierta o se equivoca quien tiene iniciativa, quien pone ideas y proyectos encima de la mesa. En definitiva, solo acierta o yerra quien se atreve a tomar decisiones. Por eso casi estamos tan orgullosos de los errores como de los aciertos: porque son fruto de una Diputación que se atreve, que toma decisiones, que tiene claro hacia dónde va y gobierna. Una Diputación que ha asumido plenamente y con total normalidad la responsabilidad que los hombres y mujeres de Bizkaia le prestaron temporalmente con su voto. Es nuestro trabajo y lo hacemos lo mejor que podemos. Así de sencillo y así de complicado.