'Biscay, the Bay of Europe: prosperity through values' London School of Economics

08 DE mayo DE 2017

Bizkaia conectada al mundo

Tenemos el viento a favor y somos un pueblo dispuesto a volar. Con alas para volar y con ganas de volar. Hoy quiero ofrecerles que volemos juntos. ¿Volamos juntos? ¿Por qué no?"

Es un placer y un honor para mí estar en este templo del conocimiento y la libertad, uno de los referentes mundiales de debate político, social y económico.

Me van a permitir que les salude también en euskera, mi idioma, el idioma más antiguo de Europa, de origen desconocido.

Muchísimas gracias a la London School of Economics and Political Science por su invitación. Reconozco que LSE es una universidad valiente. No soy el presidente de ningún gran país; tampoco soy uno de los diecisiete brillantes premios Nobel que ha forjado esta universidad; solo soy el representante de un pequeño tesoro, Bizkaia.

Bizkaia es el centro económico del País Vasco. Como probablemente conocerán, el País Vasco está situado en el sur de Europa, entre Francia y España. Somos un país pequeño con sueños grandes, que se atreve a hacer cosas diferentes y que está innovando en la gestión política. “We think outside the box”. Leí la frase en el escaparate de la tienda de esta universidad y me encantó.

Se preguntarán qué diablos nos distingue a los vascos de los otros 7.400 millones de habitantes del planeta. Qué diablos hace aquí un presidente sin petróleo, sin gas, sin “big bombs”, ni un Twitter polémico.

Vengo a hablarles de progreso, valores y de sueños. Somos un pueblo trabajador, respetuoso y de palabra; nuestra palabra es ley. La palabra de un vasco es sagrada. Y puedo asegurarles que los valores generan valor, valor económico. En 2016, con un 3,1%, Bizkaia enlazó el tercer año consecutivo con crecimientos en el PIB. Las proyecciones también son positivas para este año y para 2018.

También quiero exponerles nuestros sueños como Gobierno de Bizkaia. Queremos compartir fortalezas industriales, progreso, un mundo mejor para todos, un mundo mejor para las próximas generaciones. Desde nuestra agilidad estamos dispuestos a trabajar con quien comparta ese gran sueño, con quien quiera un futuro mejor.

Venimos a compartir valores, proyectos y prosperidad. Pero antes les diré lo mejor: es muy posible que sus antepasados y los nuestros se conocieran. Británicos y vascos tenemos un gran pasado común. Incluso un pasado genético. Un estudio del doctor de Oxford University Stephen Oppenheimer, basado en 10.000 análisis de ADN, sitúa a los primeros habitantes de las Islas Británicas como vascos que llegaron de la Bahía de Bizkaia, de la Bahía de Europa.

Y un pasado comercial también unido por esa bahía. Algunos expertos mantienen que en el siglo XII vizcaínos e ingleses ya hacíamos negocios. Nosotros les vendíamos hierro y les comprábamos carbón. Entre 1871 y 1914, las importaciones británicas de hierro superaron los 185 millones de toneladas. Dos terceras partes procedían de Bizkaia, de nuestras minas. El hierro forjó una revolución industrial aquí y allí. Y forjó aquella relación entre vascos y británicos. Una relación win-win.

A finales de 1875 ya había 22 compañías británicas en la principal zona de actividad industrial de Bizkaia, la ría del Nervión. Y déjenme decirles algo: bendito el día en que los ingenieros británicos de aquellas compañías nos enseñaron qué era un balón y cómo se jugaba al fútbol. Ese día empezó a nacer el Athletic de Bilbao, un equipo que solo juega con futbolistas vascos. Un equipo que junto al Barcelona y al Real Madrid son los tres únicos equipos que siempre han estado en Primera División.

¿Saben que nuestro Metro circula por la izquierda? ¿Por qué? Porque los primeros ferrocarriles de Bizkaia fueron británicos. Aquellos vascos se entendieron con los británicos. Hoy venimos a reforzar nuestra relación, a compartir objetivos y proyectos. Win-win. Siempre win-win.

Bizkaia es la Bahía de Europa. Trabajamos para una prosperidad inclusiva, sin dejar atrás a nadie. Ocupamos el cuarto puesto mundial en el Índice de Desarrollo Humano, por detrás de Estados Unidos y por delante de los Países Bajos. Queremos prosperar pero no de cualquier forma, solo a través de nuestros valores como sociedad. ¿En qué se basa nuestra oferta de colaboración? En tres ejes:

1. Competitividad/fortalezas en sectores clave

Somos un territorio fuerte en sectores estratégicos para ambos países como la energía, la automoción, la aeronáutica y las finanzas.

Iberdrola, el líder eólico mundial y una de las tres mayores empresas energéticas del mundo, es vasca. Matriz de Scottish Power, Iberdrola invertirá más de 8.000 millones de euros en el Reino Unido hasta 2020. Aquí tiene 33 parques eólicos y 1.200 aerogeneradores. Suministra electricidad y gas a más de cinco millones de hogares
británicos. Energía renovable, energía verde, como mi país. Junto a Iberdrola hay otras veintiuna compañías energéticas de Bizkaia trabajando aquí con fábricas u oficinas. Bizkaia es el “electric valley”, especialista en smart grides y microrredes, y con cadena de valor empresarial completa en energía eólica, smart grides y energía de las olas.

En automoción somos quizá la mayor fábrica mundial de componentes, con firmas tan prestigiosas como Gestamp, que tiene ocho centros en el Reino Unido. Nuestras empresas fabrican componentes para casi todos los coches que circulan en el mundo. Precisamente, estos componentes ocupan el primer lugar de nuestras exportaciones a su país. Ustedes fabricaron 1,7 millones de vehículos el año pasado, y exportaron ocho de cada diez de esos vehículos. Más de la mitad de todos ellos tuvo como destino la Unión Europea. Creo que en automoción también compartimos intereses.

Bizkaia puede ofrecerles una red de suministradores de calidad y un centro de innovación puntero donde innovan las principales marcas mundiales. El Automotive Intelligence Center reúne 30 organizaciones en 50.000 metros cuadrados al servicio del futuro del automóvil: investigación, desarrollo industrial, nuevos negocios y formación.

En aeronáutica, Rolls Royce se ha hecho con nuestra principal empresa del sector, ITP. ¿Creen que Rolls iba a comprar algo malo? Yo tampoco. Les puedo ofrecer proyectos compartidos en estos sectores. Y les puedo ofrecer también un espacio geopolítico único y privilegiado. Es nuestro segundo eje:

2. Calidad de vida

Somos la Bahía de Europa, la bahía que nos une, una puerta perfecta a Europa, África y Oriente. Un lugar bien conectado, con aeropuertos que ponen al viajero a dos horas de cualquier ciudad europea; con un puerto, el puerto de Bilbao, conectado a otros mil puertos del mundo; con una red de autopistas que enlaza con los principales corredores europeos; y con un tren de alta velocidad que será realidad en pocos años.

Un territorio donde se vive muy bien, con una calidad de vida muy alta; con unos servicios públicos punteros; con unos servicios sociales que cuidan de todos; con una sanidad pública gratuita y de calidad para todos. Un país seguro, con una de las menores tasas de delitos de Europa. Y con un índice de productividad por empleado mejor que la media europea, el tercer mejor índice tras Luxemburgo e Irlanda.

Seguro que muchos de ustedes conocen a algún vasco aquí en Londres. Gente muy preparada y muy profesional. Estoy orgulloso de todos ellos. Son nuestros mejores embajadores. Tenemos talento; es nuestro mayor tesoro. Personas formadas en excelencia. Contamos con seis núcleos universitarios en un radio de pocos kilómetros y somos el tercer país de Europa en gasto por estudiante. Queremos jóvenes bien formados porque eso es invertir en futuro. Y tenemos una educación abierta al mundo: con escuelas internacionales y con un sistema trilingüe de enseñanza.

No todo es perfecto en Bizkaia, claro. Yo soy el mejor ejemplo de que tenemos que mejorar nuestro inglés. Es uno de nuestros retos, un reto que las nuevas generaciones van superando. Otro de los retos es hacer sostenible el sistema social, porque nuestros mayores cada vez viven más años y cada vez necesitamos más recursos públicos. El gasto crece mucho más rápido que el ingreso; tenemos un problema y buscamos solución. Nuestro reto es convertir el envejecimiento de la población en una oportunidad para generar un nuevo sector industrial, un reto apasionante que daría para otra conferencia. Y también tenemos el desafío de bajar a un dígito nuestra tasa de paro del actual 12,7%.

Somos un pueblo trabajador, pero también nos gusta disfrutar la vida. Y aquí quisiera destacarles nuestros cuatro grandes, con el majestuoso Museo Guggenheim Bilbao a la cabeza. Es el símbolo de una sociedad innovadora, abierta al cambio e internacional, el paso del hierro al titanio.

El Museo Bellas Artes, un espacio para los sentidos. Y dos tractores de conocimiento y actividad industrial como el palacio de congresos Euskalduna y el Bilbao Exhibition Centre. Quiero que Bizkaia sea un hub para compartir conocimiento y para disfrutar.

Si hablamos de disfrutar, tenemos que destapar nuestra cocina, la cocina vasca, la mayor concentración de estrellas Michelin del mundo. Con el tres estrellas Eneko Atxa a la cabeza. Por cierto, Eneko también nos une, ya que tiene restaurante aquí en Londres. Y con cuatro restaurantes en la clasificación de los World´s Best 50 Restaurants.
Quizá se pregunten cómo es posible todo esto siendo un país pequeño. Este es nuestro tercer eje.

3. Somos un Gobierno emprendedor

Veo a mi Gobierno reflejado en unas palabras de otro insigne británico, John Maynard Keynes: “Lo importante para un gobierno no es hacer las mismas cosas que ya hacen los individuos, y hacerlas un poco mejor o peor, sino hacer aquellas cosas que en la actualidad no se hacen en absoluto”.

El Gobierno de Bizkaia piensa fuera de la caja, “outside the box”, como un Gobierno emprendedor. Como nuestra caja es pequeña, siempre hemos mirado lejos. Los primeros pescadores en llegar a Terranova fueron vascos. Sin olvidar a los pastores de Idaho. Con audacia y constancia hemos construido un territorio muy estable. Insisto, muy estable, con certidumbre política y jurídica, sin sorpresas ni escándalos.

Saben que la banca española tuvo serios problemas hace unos años. En 2010 había 45 entidades en España. Hoy apenas queda una docena. Ninguna de las entidades que quebró era vasca. Ninguna. Ya les decía que no somos mejores ni peores, somos diferentes. Somos un pueblo con valores y un Gobierno con valores, cercano y business friendly. Nuestras puertas están abiertas.

Les contaba que tenemos una autonomía muy importante, con Hacienda propia. Nosotros recaudamos y gestionamos los impuestos. Nosotros elaboramos también la normativa fiscal, reconocida y amparada por la Unión Europea. Recaudamos 7.500 millones de euros al año y gestionamos servicios públicos básicos: las infraestructuras, el transporte público, las ayudas sociales, la promoción económica, el medio ambiente y la Hacienda. Lo hacemos en estrecha colaboración público privada. Por eso, por ejemplo, el diputado general de Bizkaia es también presidente del Metro.

Estamos bien pero queremos mejorar. Necesitamos una palanca que facilite el crecimiento. Una nueva política fiscal puede ser esa palanca, siempre que se haga con rigor en la gestión y visión común. Una política fiscal para el crecimiento y el progreso inclusivo. El Gobierno de Bizkaia ultima decisiones fiscales para ser un territorio más atractivo y competitivo para inversores y empresas. Queremos un impuesto de sociedades atractivo, una fiscalidad que facilite el emprendimiento y una normativa especial para los profesionales que vengan a trabajar a Bizkaia.

También estamos impulsando un hub financiero aliado de las grandes plazas como Londres o Frankfurt, centrado en las necesidades de las pequeñas y medianas empresas, hasta 250 trabajadores o 50 millones de facturación. El 15,5% de las pymes que buscan financiación crearían empleo si encontraran esa financiación.

Somos un territorio de alto valor añadido que busca calidad y productos innovadores. Y para eso hay que invertir en I+D+i. Por eso hemos creado un fondo de innovación con deducciones fiscales: para ayudar a nuestras empresas a innovar. Vamos a poner a todo el país a innovar. Se trata de un fondo absolutamente novedoso que ha despertado el interés de medios internacionales como BBC o Corriere della Sera. Direct lending: ahorro privado para financiar actividad empresarial. Con una novedad importante: el dinero de ese fondo saldrá de los hombres y mujeres de Bizkaia. Hombres y mujeres que quieren emplear sus ahorros en apoyar la innovación, en apoyar el futuro de las empresas, en apoyar así el futuro de sus hijos, de sus nietos. Hombres y mujeres que podrán invertir entre 2.000 y 5.000 euros y a quienes mi Gobierno les deducirá un 15% en sus impuestos. También se deducirá su inversión a los grandes patrimonios que inviertan en él. Un fondo que garantiza la inversión, sin fallidos, y que lo gestiona un gestora profesional, no la Administración. Y que para las empresas tendrá tres ventajas: agilidad, un interés competitivo y un tipo fijo independiente de los cambios en los mercados.

¿Y con qué gran ventaja para Bizkaia? Invertir en innovación y en progreso para todos. Junto con este fondo preparamos otros dos: un fondo de préstamos convertibles en equity para impulsar empresas que quieran ser más grandes, y un fondo de infraestructuras y activos industriales que posibilite la recapitalización de nuestras empresas vía cesión o venta de su inmovilizado.

Les hablaba de valores y de sueños. Bizkaia sueña con ser la referencia en las finanzas responsables, las finanzas ESG (Enviromental, Social and Governance). Ese hub que soñamos tiene que aportar un valor añadido a las inversiones que complete y humanice la rentabilidad de toda inversión. Si hemos ido capaces de unir trabajo, deporte o cultura con valores, sé que sabremos unir también finanzas y valores.

Finanzas en positivo, finanzas para el crecimiento de todos y para una sociedad mejor. Tomo prestada una frase de Andrew Lo, profesor del MIT: “We shouldn´t let finance drive our goals. Our goals should be driving finance”. Lo llevamos dentro; está en nuestro ADN. Y así daremos al mundo un buen argumento para que se fije en nosotros. ¿Qué está pasando en Bizkaia? ¿Qué se está moviendo? Y una vez que nos sitúen, que sitúen ese movimiento, que se hagan la siguiente pregunta: ¿cómo me iría a mí en Bizkaia? ¿Por qué no?

Les decía que hemos sido navegantes. Hemos navegado muchos años con el viento en contra. Demasiados. Me refiero al viento de la violencia. Primero la dictadura de Franco y después la dictadura de ETA. Pese al viento en contra hemos avanzado. Entre todos, y subrayo entre todos, hemos construido un país y una sociedad moderna.

Hoy quiero reconocer el mérito de la sociedad vasca, una sociedad que ha recibido golpes duros pero que siempre ha sabido levantarse y seguir adelante. Somos un pueblo en paz. ¡Qué palabra más hermosa! Paz. Bakea. Somos libres. Estamos en nuestro mejor momento. Nunca antes habíamos estado tan bien: en paz, con estabilidad, con actividad económica, creando empleo, creciendo.

Tenemos el viento a favor y somos un pueblo dispuesto a volar. Con alas para volar y con ganas de volar. Hoy quiero ofrecerles que volemos juntos. ¿Volamos juntos? ¿Por qué no?

Thank you very much!

Eskerrik asko!